Folleto: El Plan de Salvación

Cover El Plan de SalvaciónHermanos, aquí les presento un folleto para ser utilizado en los esfuerzos de evangelismo personal o congregacional. En este folleto la persona es informada sobre el verdadero plan de salvación que Dios, en Su infinita misericordia, ha dejado disponible para ser entendido.

Si usted en realidad está interesado en hacer la voluntad de Dios, le aseguro que usted podrá entender este plan de salvación. Jesús dijo, “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17). Basado en este texto, Jesús asegura que usted puede entender la voluntad de Dios, si tan solamente desea hacerla.

Existe mucha confusión en el mundo religioso respecto a la manera de cómo se obtiene la salvación. Si usted es honesto con la enseñanza bíblica de este folleto, entonces usted comprenderá lo que Dios pide de usted para ser salvo.

Recuerde que la salvación es condicional, es decir, usted debe hacer la voluntad de Dios para ser salvo (Mateo 7:21).

Es mi oración que este folleto sea una gran bendición para alcanzar las almas de este mundo. Dios les bendiga.

 

El Plan de Salvación PDF

Se concede el permiso para que este folleto sea utilizado para la honra y gloria de nuestro Dios y para beneficio de aquellos que todavía no han alcanzado la salvación.

Archivo en audio sobre la historia de la iglesia de Cristo en México por Humberto Rivas

Hermanos, aquí les comparto un archivo en audio de la historia de la iglesia de Cristo en México. Espero les sea de mucha ayuda. Dios les bendiga.

La Iglesia de Cristo en Mexico por Humberto Rivas

Audio lección: La Iglesia del Nuevo Testamento por Willie A. Alvarenga

En esta lección la persona tendrá la oportunidad de aprender sobre la Iglesia del Nuevo Testamento, es decir, la Iglesia de Cristo. Información sobre su establecimiento, autoridad, adoración, organización bíblica, salvación y mucho más. Si tiene preguntas sobre esta lección le animo que por favor envíe sus comentarios al siguiente correo electrónico: walvarenga@btsop.com Dios les bendiga.

Folleto para evangelismo: La Iglesia del Nuevo Testamento por Willie A. Alvarenga

Cover Iglesia del Nuevo TestamentoEl siguiente folleto trata con el tema de la iglesia del Nuevo Testamento, la iglesia de Cristo.

Información general sobre la iglesia tal como su establecimiento, adoración, salvación, organización y mucho más puede ser encontrada en él.

El tamaño de este folleto es 11×14 (Legal). Se concede permiso para utilizar este folleto para la honra y gloria de Dios y para alcanzar las almas de este mundo. Le animo que esté al pendiente de más folletos que puede utilizar para el evangelismo personal y edificación de la iglesia del Señor.

He dejado un espacio en blanco en la parte posterior del folleto para que pueda incluir información general de la congregación donde se reúne.

Este material también puede ser utilizado para estudiar con la persona en la comodidad de su hogar. El hermano o la hermana en Cristo puede adquirir este folleto y seguir la información junto con la persona con la que estará estudiando. Este folleto también incluye una sección sobre la salvación, la cual espero sea de mucha ayuda para aquellos que no han obedecido el Evangelio.

 

La Iglesia del Nuevo Testamento PDF (Legal size)

Willie A. Alvarenga, P.O. BOX 210667, Bedford, TX 76095 / (817) 268 3222; 681 4543 / walvarenga@btsop.com

Venciendo el Nerviosismo al Predicar por Willie A. Alvarenga

CÓMO VENCER EL NERVIOSISMO CUANDO PREDICAMOS LA PALABRA DE DIOS por Willie A. Alvarenga

cropped-biblia-4.jpgPrincipios prácticos para vencer el nerviosismo al predicar la Palabra:

  1. Prepare con anticipación el mensaje que desea predicar y repáselo las más veces posibles. Predíquelo varias veces usted solo.
  2. Procure memorizar su introducción y los puntos principales del mensaje que va a exponer.
  3. Procure muy bien interiorizar el mensaje que va a predicar.
  4. Recuerde que usted es un siervo de Dios, un mensajero de Dios. No se enfoque en usted mismo.
  5. Recuerde que estará predicando toda su vida, por lo tanto, debe poner a un lado los nervios.
  6. Escoja un tema práctico y sencillo de predicar. No se haga la vida imposible.
  7. Busque los puntos principales en el pasaje o texto que ha seleccionado y manténgase ahí lo más que pueda.
  8. Reconozca que los nervios van a ser un estorbo para que la audiencia entienda el mensaje que les está predicando.
  9. Recuerde que a los profetas y apóstoles del pasado los rechazaron, y a usted le harán lo mismo.
  10. Trabaje en la respiración cuando esté nervioso, pero no sea obvio.
  11. Enfóquese en el material que va a presentar, no en la audiencia.
  12. Mantenga confianza con la audiencia como si ya los conociera desde hace mucho tiempo.
  13. Procure no hablar muy rápido ya que no le van a entender y esto puede producir más nervios.
  14. Tenga confianza en el potencial que Dios le ha dado para predicar la Palabra.
  15. Si no hizo un buen trabajo, vuelva a predicar esa lección, pero ahora mucho mejor.
  16. Imite los profetas y predicadores del pasado, quienes reconocieron el privilegio de predicar el mensaje al pueblo de Dios.
  17. Recuerde que siempre habrá personas que lo van a criticar de una manera negativa, y otros de una manera constructiva.

El Clamor de los Profetas: La Voz que los Reyes Desearon Callar, No Importando el Costo

LA VOZ QUE LOS REYES DESEARON CALLAR, NO IMPORTANDO EL COSTO por Willie A. Alvarenga

INTRODUCCIÓN:Biblia 26.JPG

  1. Dios siempre ha demandado que Sus profetas, predicadores, apóstoles y maestros hablen Su Palabra:
    1. Ezequiel 2:4, “les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor”.
    2. Ezequiel 3:4, “ve y habla a ellos con mis palabras”.
    3. Jeremías 26:2, “habla a todas las ciudades todas las palabras que yo te mandé hablar; no retengas palabra”.
    4. 1 Pedro 4:11, “Si alguno habla, hable conforme a las Palabras de Dios”.
    5. Tito 2:1, “Habla lo que está de acuerdo a la sana doctrina”.
  2. Tanto reyes, como el pueblo rebelde, siempre han querido callar a los profetas de Dios porque sus obras son malas (Juan 3:19-20).
  3. En esta lección estaremos examinando los siguientes puntos principales:
    1. Los reyes que desearon callar la voz de los profetas.
    2. El pueblo que deseo callar la voz de los profetas.
    3. El mandato divino de predicar la Palabra no importando lo que venga.
    4. Lecciones prácticas para nuestros días.
  4. Mientras estudiamos estos puntos, le animo a que seamos hacedores de la Palabra de Dios (Santiago 1:22; Lucas 11:28).

LOS REYES QUE DESEARON CALLAR LA VOZ DE LOS PROFETAS.

  1. El Rey Acab (1 Reyes 22:1-14).
    1. Quiso callar la voz de Micaías al rehusar traerlo para escuchar el consejo de Dios (1 Reyes 22:8).
    2. También quiso callar al profeta encerrándolo en la cárcel (1 Reyes 22:26-27).
    3. Muchos callan la Biblia porque no quieren escuchar la voz de Dios, ya que Él no autoriza lo que ellos desean.
  2. El Rey Joacim (Jeremías 36:1-32).
    1. El rey pensó que habia callado la voz de Dios, pero se equivocó.
    2. La Palabra de Dios no puede ser destruida (1 Pedro 1:23-25).
  3. El Rey Sedequías de Juda (Jeremías 32:1-4).
    1. Quiso callar la voz de Dios al poner en la cárcel a Jeremías (32:2-3).
    2. En la actualidad predicadores son puestos en la cárcel por predicar todo el consejo de Dios.
  4. El Rey Herodes Antipas (Hechos 12:1).
    1. Quiso callar la voz de Dios matando a Jacobo, hermano de Juan (12:1).
    2. También quiso callar la voz de Dios encerrando en la cárcel a Pedro (12:3-5).
  5. El Rey Herodes Agripa I (Marcos 6:14-29).
    1. Quiso callar la voz de Dios al matar al profeta Juan el Bautista (Marcos 6:27-28).

EL PUEBLO REBELDE DESEA CALLAR A LOS PROFETAS DE DIOS.

  1. El pueblo en los tiempos del profeta Isaías desearon callar la voz de Dios (Isaías 30:8-11).
  2. El pueblo en los tiempos de Jeremías quisieron callar la voz de Dios al procurar la muerte del profeta Jeremías (Jeremías 18:12, 18, 23; 26:8; 20:1-2; 38:1-6).
  3. Parte del gobierno en nuestra actualidad desean callar la voz de Dios cuando se predica sobre el aborto, el homosexualismo, la inmoralidad, la mentira, el adulterio, la fornicación, etc.)

LA VOZ DE DIOS SE DEBE PREDICAR EN TODO MOMENTO Y EN TODO LUGAR, NO IMPORTANDO EL COSTO.

  1. Dios mandó a Ezequiel a predicar Su Palabra, no importando lo que le pasara (Ezequiel 2:1-7).
  2. Dios mandó a Jeremías a predicar Su Palabra, no importando lo que le pasara (Jeremías 1:17-19).
  3. Dios mandó a Sus predicadores a predicar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo (2 Timoteo 4:1-5).
  4. Los problemas son una realidad mientras tratamos de predicar la Palabra de Dios (Mateo 5:10-12; 2 Timoteo 3:12; Filipenses 1:29; Hechos 5:40-41; 8:4; 12:1-5; 14; 16:25).
  5. Debemos estar dispuestos a predicar la Palabra de Dios venga lo que venga y pase lo que pase.

LECCIONES PRÁCTICAS PARA NUESTRA ACTUALIDAD.

  1. Lección # 1: Nunca se oponga a todos aquellos que predican la Palabra de Dios (2 Timoteo 4:14).
  2. Lección # 2: Como hijos de Dios no hay que tener miedo al proclamar la Palabra de Dios.
  3. Lección # 3: Recuerde que Dios estuvo con los profetas de la antigüedad, así como también con nosotros (Mateo 28:20; Hebreos 13:5).
  4. Lección # 4: La voz de Dios es siempre para nuestro beneficio (Jeremías 26:13; 38:20; Santiago 1:21; Romanos 1:16).
  5. Lección # 5: Todos los que se opongan a la voz de Dios sufrirán las consecuencias (Jeremías 36:28-32; Hechos 12:21-23).

CONCLUSIÓN:

  1. El hombre nunca podrá callar la voz de Dios.
  2. La voz de Dios es necesaria para nuestra salvación. Por lo tanto, nunca paremos de predicarla.
  3. Para los que no han sido obedientes a la voz de Dios, hoy les animamos a que obedezcan el evangelio para ser salvos.

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 268 3222; 681 4543

walvarenga@btsop.com

www.alvarengapublications.com

www.btsop.com

 

El Clamor de los Profetas: La Demanda de Una Sociedad Aunque No Deseen Oirles

LA DEMANDA DE UNA SOCIEDAD AUNQUE NO DESEEN OIRLOS por Willie A. Alvarenga

Estudio de la BibliaINTRODUCCIÓN:

  1. Aunque el Antiguo Testamento ha sido clavado en la cruz del calvario, aun así usted y yo podemos aprender mucho de él (Romanos 15:4; 1 Corintios 10:11).
  2. El tiempo que ha transcurrido entre el mensaje de los profetas y nuestros tiempos: (Isaías, 2,765 años; Jeremías 2,641 años; Ezequiel 2,615).
    1. Las cosas no han cambiado en lo absoluto.
    2. El que no aprende de la historia, estará condenado a repetirla.
  3. En esta lección estaremos examinando los siguientes puntos principales:
    1. Lo que la sociedad en el Antiguo Testamento demandaba.
    2. Lo que la sociedad en el Antiguo Testamento en realidad necesitaba.
    3. Lo que la sociedad en la actualidad demanda.
    4. Lo que la sociedad en la actualidad en realidad necesita.
  4. Mientras estudiamos estos puntos, le animo a que seamos hacedores de la Palabra de Dios (Santiago 1:22; Lucas 11:28).
  1. LO QUE LA SOCIEDAD EN EL ANTIGUO TESTAMENTO DEMANDABA.
  2. Demanda # 1: No nos prediquen la Palabra de Dios (Isaías 30:8-11; Jeremías 5:30-31; 44:16-17; Hechos 17:32; 24:25).
  3. Demanda # 2: Sin Dios todo estará bien (Jeremías 44:16-18; Proverbios 14:12; Jeremías 10:23; Juan 15:5; 2 Corintios 3:4-5).
  4. Demanda # 3: Matar los profetas de Dios (Jeremías 18:18; 26:8; 2 Timoteo 4:14; Hechos 7:57-58; 9:23-25; 12:1, 4; 14:19).
  5. Demanda # 4: No andar en los caminos de Dios (Jeremías 6:16-17; 18:12; 2 Timoteo 4:10, 16-17; 1 Timoteo 4:1; Juan 1:11).
  1. LO QUE LA SOCIEDAD EN EL ANTIGUO TESTAMENTO EN REALIDAD NECESITABA.
  2. Necesidad # 1: Oir la predicación de la Palabra de Dios para no perecer (Oseas 4:6), o ser llevados en cautiverio (Isaías 5:13).
    1. La predicación bíblica salva (Santiago 1:21; 2 Timoteo 3:15; Romanos 1:16; 1 Timoteo 4:16; Salmo 119:105; Juan 8:32).
  3. Necesidad # 2: No escuchar los falsos profetas (Jeremías 29:8-9; 23:16-17, 31-32).
    1. Debemos huir de los falsos maestros (1 Juan 4:1; Mateo 7:15; 1 Timoteo 4:1; Colosenses 2:8).
  4. Necesidad # 3: Arrepentirse de sus pecados para vivir (Jonás 3:1-10; Ezequiel 18:21-22; 2 Crónicas 7:14).
    1. Dios manda a todos a que se arrepientan (Lucas 13:3, 5; Hechos 17:30-31; Hechos 3:19; 2 Pedro 3:9).
  5. Necesidad # 4: Amar y servir a Dios con fidelidad (Jeremías 13:15-16; Josué 24:14-15).
    1. Dios desea que le amemos (Marcos 12:30), que busquemos las cosas de arriba (Colosenses 3:1-4), y que le sirvamos (Romanos 12:11).
  • LO QUE LA SOCIEDAD EN NUESTROS TIEMPOS DEMANDA.
  1. Demanda # 1: Queremos tener nuestra propia religión—el denominacioanlismo (33,000 denominaciones en existencia).
    1. Solamente hay un camino al cielo (Juan 14:6; Juan 8:24; Hechos 4:12; 1 Timoteo 2:5; Juan 11:25-26; 1 Juan 5:11).
  2. Demanda # 2: Queremos vivir nuestras vidas en el pecado (adulterio, fornicación, idolatría, inmoralidad, etc.)
    1. Mas Dios dice (Romanos 1:21-32; 13:14; Efesios 4:17-21; Gálatas 5:16; Colosenses 3:5-6).
  3. Demanda # 3: No necesitamos a Dios en nuestras vidas (ateísmo, humanismo, materialismo, etc.)
    1. Mas Dios dice (Juan 15:5; Juan 8:24).
  4. Demanda # 4: No necesitamos obedecer el Evangelio de Cristo.
    1. Mas Dios dice (Mateo 7:21-23; Hebreos 5:8-9; Romanos 1:16; 2 Tesalonicenses 1:7-9).
  1. LO QUE LA SOCIEDAD EN NUESTRA ACTUALIDAD EN REALIDAD NECESITA.
  2. Necesidad # 1: La sociedad actual necesita reconocer que Dios desea su salvación (Juan 3:16; Tito 2:11; 1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).
  3. Necesidad # 2: La sociedad actual necesita reconocer y apreciar el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario (Romanos 5:8; Juan 3:16).
  4. Necesidad # 3: La sociedad actual necesita obedecer el evangelio de Cristo para experimentar un cambio de vida que resultará en su salvación eterna (Romanos 1:16; 2 Corintios 5:17; Romanos 6:4).

CONCLUSIÓN:

  1. La sociedad del Antiguo Testamento demandaba cosas que iban en contra de la voluntad de Dios, más Dios les dio lo que en realidad necesitaban.
  2. Las cosas no han cambiado en nuestra actualidad.
  3. La sociedad en la que vivimos desea hacer lo que bien les parece (Jueces 21:25); sin embargo, Dios sigue haciendo un llamado a la obediencia para que sean salvos.
  4. El plan de salvación conforme al Nuevo Testamento: Oir (Romanos 10:17), creer (Marcos 16:16), arrepentirse (Hechos 2:38), confesar a Cristo como el Hijo de Dios (Romanos 10:9-10), ser sumergido en las aguas del bautismo para el perdón de pecados (Hechos 2:38; 22:16), y vivir una vida fiel delante de Dios (Filipenses 2:12).

 

 

El Clamor de los Profetas: Anunciando las Promesas de Dios

ANUNCIANDO LAS PROMESAS DE DIOS por Willie A. Alvarenga

2012-01-18 20.55.43

INTRODUCCIÓN:

  1. Se ha dicho que existen aproximadamente 3,573 promesas en la Biblia.
  2. El tema de este día es uno de mucho ánimo y que debería exhortarnos a ser fieles a nuestro Dios.
  3. Los profetas de la antigüedad tuvieron un gran privilegio al anunciar las hermosas promesas que Dios hizo a Su pueblo.
  4. Nosotros también tenemos el privilegio y la bendición de recordar al pueblo cuáles son las grandísimas promesas que Dios ha hecho a través de los años.
  5. En esta lección estaremos examinando los siguientes puntos:
    1. La naturaleza de las promesas de Dios.
    2. Las grandes y hermosas promesas de Dios.
    3. Nuestra actitud ante dichas promesas.
  1. LA NATURALEZA DE LAS PROMESAS DE DIOS.
  2. Las promesas de Dios nunca fallan (Josué 21:45; 23:14; 1 Reyes 8:56).
  3. Las promesas de Dios están relacionadas a/con Cristo (2 Corintios 1:20).
  4. Dios es poderoso para cumplir sus promesas (Romanos 4:21).
  5. Las promesas de Dios son condicionales (Hebreos 10:36).
  6. Las promesas de Dios son preciosas y grandísimas (2 Pedro 1:4).
  7. Las promesas de Dios son para beneficio de Su pueblo (Todas).
  1. LAS GRANDES Y HERMOSAS PROMESAS DE DIOS SEGÚN EL ANTIGUO Y NUEVO TESTAMENTO.
  2. Se anunció la promesa de la venida del Mesías (Génesis 3:15; Génesis 49:10; Mateo 1:21; Gálatas 4:4).
    1. Su venida estuvo en la mente de Dios desde antes de la fundación del mundo (1 Pedro 1:18-20; Efesios 1:4; Hechos 2:22-23).
  3. Se anunció la promesa del establecimiento de la Casa de Dios, que es Su iglesia (2 Samuel 7:13-16; Isaías 2:1-4)
    1. Esta promesa se cumplió en el día de Pentecostés (Mateo 16:18; Hechos 2:1-47; 1 Timoteo 3:15).
  4. Se anunció la promesa el establecimiento del reino (Daniel 2:44).
    1. Esta promesa tuvo su cumplimiento en el Nuevo Testamento (Mateo 16:19; Marcos 9:1; Hechos 2; Colosenses 1:13).
  5. Se anunció la promesa del establecimiento de un Nuevo Pacto (Jeremías 31:31-34).
    1. Cristo vino para establecer las leyes de Su reino/iglesia (Los 4 evangelios).
    2. El cumplimiento se puede notar en el Nuevo Testamento (Hebreos 8:8-13).
    3. El Antiguo Pacto ha sido quitado de en medio y clavado en la cruz (Colosenses 2:14; Efesios 2:13-16).
  6. Se anunció la promesa de la venida del Espíritu Santo (Joel 2:28-32).
    1. El cumplimiento de esta promesa se cumplió en el libro de los Hechos, donde los Apóstoles recibieron el bautismo del Espíritu Santo y luego aquellos santos que recibían la imposición de manos por parte de los apóstoles (Juan 14:26; 15:26; 16:13; Lucas 24:49).
    2. El Espíritu Santo mora en el Cristiano, pero no de una manera milagrosa (Hechos 2:38; 5:32; 1 Corintios 6:19-20).
    3. El Espíritu Santo contribuyó en gran manera para la producción de la Biblia (2 Pedro 1:20-21).
  7. Se anunció la promesa de protección divina (Salmo 23:1-6; Salmo 91:1ss; Salmo 121:1; 55:22; 27:10; 34:19).
    1. Esta promesa se enfatiza en el Nuevo Testamento (Hebreos 13:5; Mateo 28:20; Juan 16:33; Romanos 8:31, 36-39; 2 Pedro 2:9).
  8. Se anunció la promesa de la vida eterna (Juan 5:39; Daniel 12:2; Juan 5:28-29; Salmo 37:27; Proverbios 14:32).
    1. En el Nuevo Testamento se enfatiza esta promesa de vida eterna (Tito 1:2; 1 Juan 5:11).
  9. ¡Gloria a Dios por todas sus bellas y grandísimas promesas!
  • NUESTRA ACTITUD ANTE LAS PROMESAS DE DIOS.
  1. Como ya se ha mencionado, las promesas son condicionales, por lo tanto, debemos obedecer a Dios para gozar de ellas (Hebreos 5:8-9; Mateo 7:21-23).
  2. Las promesas de Dios deben ser apreciadas (Efesios 5:20).
  3. Las promesas de Dios deben motivarnos a amarle más y más cada día (Marcos 12:30; Mateo 6:33).
  4. Las promesas de Dios deben motivarnos a vivir una vida santa delante de Él (2 Pedro 1:3-9; 2 Corintios 7:1).

CONCLUSIÓN:

  1. Una de las grandes promesas que Dios ha prometido es la vida eterna (Juan 3:16).
  2. Esta vida eterna puede ser suya si tan solamente obedece el Evangelio de Cristo (Romanos 1:16).
  3. El bautismo para perdón de pecados (Hechos 2:38) es el proceso por el cual usted es puesto en Cristo (Gálatas 3:27). Y, en Cristo, es donde está la esperanza de vida eterna (1 Juan 5:11).
  4. Le animamos a que crea en el Evangelio (Marcos 16:16), se arrepienta de sus pecados (Hechos 2:38), confiese a Cristo como el Hijo de Dios (Romanos 10:9-10), y sea sumergido en agua para el perdón de sus pecados (Hechos 2:38; 22:16). Haciendo esto usted será salvo de sus pecados (Marcos 16:16; 1 Pedro 3:21), y será añadido a la iglesia, al reino de Cristo (Hechos 2:47; Colosenses 1:13).
  5. Haciendo esto amigo, usted podrá apreciar las grandes promesas que Dios ha hecho.

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 268 3222; 681 4543

walvarenga@btsop.com

www.alvarengapublications.com

www.btsop.com

El Clamor de los Profetas con el Mensaje de Dios por Willie Alvarenga

EL CLAMOR DE LOS PROFETAS CON EL MENSAJE DE DIOS por Willie A. Alvarenga

INTRODUCCIÓN:Biblia 1

  1. Romanos 15:4, usted y yo podemos aprender del mensaje de los profetas del Antiguo Testamento.
  2. Dios habló a Su pueblo en el Antiguo Testamento de diferentes maneras (Hebreos 1:1; e.g., los padres, los profetas).
  3. En esta lección estaremos examinando los siguientes puntos principales:
    1. El beneficio de estudiar el mensaje de los profetas del Antiguo Testamento.
    2. El imperativo de presentar solamente la Palabra de Dios en sus predicaciones.
    3. Los temas que los profetas de la antigüedad presentaron al pueblo.
    4. Lo que usted y yo podemos aprender en nuestra actualidad.
  4. Mientras estudiamos estos puntos, le animo a que seamos hacedores de la Palabra de Dios (Santiago 1:22; Lucas 11:28).

EL BENEFICIO DE ESTUDIAR EL MENSAJE DE LOS PROFETAS DEL A.T.

  1. Beneficio # 1: Aprendemos a enfatizar la predicación bíblica que Dios demanda.
  2. Beneficio # 2: Aprendemos acerca de la soberanía de Dios.
  3. Beneficio # 3: Aprendemos acerca del pecado y sus consecuencias.
  4. Beneficio # 4: Aprendemos una perspectiva balanceada de quien es Dios: Juicio y misericordia (cf. Romanos 11:22).
  5. Beneficio # 5: Aprendemos acerca del propósito eterno de Dios (Génesis 3:15; Isaías 53; Salmo 22; 110, etc.).

EL IMPERATIVO DE PREDICAR SOLAMENTE EL MENSAJE DE DIOS.

  1. Dios enfatizó que solamente Su Palabra fuese predicada (2 Pedro 1:20-21; Éxodo 4:12; Jonás 3:2; 1 Reyes 22:14; Ezequiel 2:7; 3:10-11; Jeremías 1:17; 26:2; La palabra de Jehová vino a… Oseas (1:1); Joel (1:1); Amos (3:1); Abdías (1:1); Jonás 1:1; 3:1; Miqueas (1:1); Nahúm (1:12); Habacuc (2:2); Sofonías (1:1); Hageo (1:1, 3, 5); Malaquías (1:1).
  2. Los profetas no estaban autorizados a predicar cualquier mensaje, sino solamente el mensaje de Dios. Nosotros debemos hacer lo mismo (1 Pedro 4:11; Tito 2:1; 2 Timoteo 1:13; 1 Corintios 9:16; 2 Timoteo 4:1-8).

EL MENSAJE QUE LOS PROFETAS ENFATIZARON EN SUS PREDICACIONES.

  1. Los profetas enfatizaron la soberanía de Dios (2 Crónicas 20:6; Salmo 135:6; Daniel 4:32; Salmo 47:2).
    1. La soberanía se define como lo que un ser supremo posee en cuanto a la autoridad, control y poder sobre todo lo que ha pasado, está pasando y pasará en el futuro de la historia de los tiempos. Dios como soberano puede hacer lo que Él desee (Salmo 115:3).
  2. Los profetas enfatizaron el pecado de la ignorancia bíblica (Isaías 1:3; 5:13; Jeremías 4:22; 5:4; Oseas 4:6; Amos 8:11-12). Este debe ser el énfasis en nuestra actualidad.
  3. Los profetas condenaron el pecado del adulterio espiritual llamado–la idolatría (Éxodo 20:1-4; Levítico 19:4; Jeremías 7:18; Isaías 2:8-9). En nuestra actualidad vemos el mismo pecado siendo cometido por muchos.
  4. Los profetas predicaron y escribieron del castigo inminente que habría de venir (Génesis 19:24-25; Números 16:31-35; Levítico 10:1-2; Jeremías 25:4-11; Nahúm 1:3; Sofonías 1:2-4; 3:8). Viene castigo divino sobre el pecado (2 Pedro 3:10-13; Mateo 25).
  5. Los profetas predicaron y escribieron sobre la misericordia y amor de Dios para todos los que se arrepienten y se vuelven a Él (Éxodo 34:6-7; Jeremías 6:16; 15:19; 29:12-13; Isaías 1:18-20; Isaías 43:25; Ezequiel 33:11; 36:22-32). Dios desea la salvación de los que se arrepienten (1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).
  6. Los profetas predicaron sobre el propósito eterno de Dios (Esquema de redención: Efesios 1:4; 1 Pedro 1:18-20; Hechos 2:22-23; Daniel 2:44; Isaías 2:1-4, etc.). El cumplimiento de la venida de Cristo y el establecimiento de Su iglesia.

LO QUE USTED Y YO PODEMOS APRENDER  ACERCA DEL CLAMOR DE LOS PROFETAS.

  1. Lección # 1: La fidelidad a Dios debe ser nuestra prioridad (Jeremías 6:16).
  2. Lección # 2: La Palabra de Dios debe ser predicada en su pureza (Jeremías 23:28).
  3. Lección # 3: El pecado trae castigo a los que lo practican (Romanos 6:23; Jeremías 21:14).
  4. Lección # 4: Dios no desea tu perdición, sino tu salvación (Ezequiel 33:11; Juan 3:16-17).
  5. Lección # 5: Dios siempre se ha preocupado por el bienestar de Su pueblo en Su propósito eterno (esquema de redención).

CONCLUSIÓN:

  1. El clamor de los profetas con el mensaje de Dios se puede observar claramente a través de las páginas del Antiguo Testamento.
  2. Recordemos que tales enseñanzas se escribieron para nuestro beneficio (Romanos 15:4).
  3. Dios nos ayude a mantener en nuestra mente todas esas grandes enseñanzas que Dios nos da por medio de Su Palabra, y que también nos ayude a apreciar el mensaje de os profetas de Dios.

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 681 4543; 545 4004

walvarenga@btsop.com

www.regresandoalabiblia.com

www.alvarengapublications.com

www.backtobibleknowledge.com

www.btsop.com

Nuevo Libro: Preguntas y Respuestas a la Luz de las Escrituras por Willie A. Alvarenga

Portada completa de Preguntas y Respuestas 2016

 

Preguntas y Respuestas por Willie Alvarenga (nuevo)

Si desea obtener una copia fisica del libro la puede ordenar en la página de http://www.thebookpatch.com

El archivo digital PDF es totalmente gratuito para que usted lo descargue en su computadora y lo utilice para la honra y gloria de Dios y su crecimiento espiritual.

El Diezmo Conforme a la Biblia por Douglas Alvarenga

EL DIEZMO CONFORME A LA BIBLIA por Douglas Alvarenga

Douglas Alvarenga

El “Diezmo” es uno de los temas más abusados en el mundo religioso.  Muchos llamados “líderes” religiosos han tergiversado las Escrituras para su propia destrucción (2 Pedro 3:16) y demandan de sus congregaciones un diezmo totalmente anti-Bíblico.  Es el propósito de este escrito informar detalladamente a las personas acerca del “Diezmo Bíblico” para que puedan ellas darse cuenta que el diezmo que se pide hoy no es igual al que está mencionado en la Palabra de Dios y que por lo tanto no están obligados a darlo, sino al contrario, deben oponerse totalmente a el y a los que lo piden para no ser participes de algo que va en contra de la Voluntad de Dios.

    Antes de que usted continúe leyendo este escrito, le animamos a que tenga su Biblia abierta para que usted pueda darse cuenta por sí mismo si lo que está escrito en este artículo es cierto o no (Hechos 17:11).  Le animamos a que lo examine todo y retenga solo lo bueno (1 Tesalonicenses 5:21) y a que pruebe los espíritus para saber si son de Dios ya que muchos falsos profetas han salido al mundo (1 Juan 4:1).  Le garantizamos que lo que usted leerá en este escrito será todo conforme a la Palabra de Dios, ya que Ella nos amonesta diciendo que “el que habla, que hable conforme a las palabras de Dios” (1 Pedro 4:11).  Con esto en mente, procedamos a estudiar el tema de: “El Diezmo Bíblico.”

El diezmo: significado y antecedentes

    Muchos quizás se estarán preguntando qué significa la palabra “diezmo.” Para ser breves, la palabra diezmo viene del término Hebreo עָשַׂר [˓aśar – H6237] y significa, “cobrar o entregar la décima parte de.”[1] El término Griego para “Diezmar” es  ἀποδεκατόω [apodekatoo – G586].[2]  La Palabra de Dios menciona el diezmo por primera vez en Génesis 14:20 donde nos dice que Abraham, después de haber rescatado a su sobrino Lot de las manos de Quedorlaomer, le dio el diezmo del botín a Melquisedec rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo (Génesis 14:17-20; cf. Hebreos 7:1-4).  Después del relato de Abraham y Melquisedec, el segundo lugar donde aparece el diezmo es en Génesis 28:20-22 donde Jacob le prometió a Dios darle el diezmo de todo lo que Él le diese.  Estos dos instantes tomaron lugar bajo la Era Patriarcal y no bajo la ley de Moisés.  Tal parece ser que bajo la Era Patriarcal era una costumbre y no un mandamiento de Dios ofrecer el diezmo ya que este era practicado por otras culturas en el antiguo Próximo Oriente.[3]

El diezmo bajo la ley de Moisés

    Como observamos brevemente, el diezmo se daba bajo la Era Patriarcal pero no hay ningún versículo que indique que Dios impuso el diezmo como un mandamiento para los patriarcas, sino que simplemente fue dado como una práctica cultural que prevalecía en aquellos tiempos.  No obstante, durante la Era Mosaica bajo la ley de Moisés Dios sí impuso el diezmo como un mandamiento que los Israelitas debían guardar.  Observe lo que la Palabra de Dios dice en Levítico 27:34, dentro del contexto del diezmo, “Estos son los mandamientos que el Señor ordenó a Moisés para los hijos de Israel en el monte Sinaí.” Como podemos observar este mandamiento fue exclusivo para los hijos de Israel y por lo tanto no se aplica al cristiano.

¿De qué consistía el diezmo?

    El diezmo Bíblico consistía 1) de la semilla de la tierra o del fruto del árbol (Levítico 27:30), 2) del ganado o del rebaño (Levítico 27:32), y 3) de todo el producto del grano, de vino, de aceite, de primogénitos de vacas y de ovejas (Deuteronomio 14:22-23).  Como podemos observar ninguno de estos pasajes aquí o en otro lugar de la Biblia habla de diezmar dinero, sino al contrario, habla de diezmar productos comestibles.  Este es el diezmo Bíblico que le fue impuesto a los hijos de Israel y que se guardó bajo la ley de Moisés.  Por lo tanto, podemos concluir que el diezmo de dinero es anti-Bíblico y no encuentra ningún apoyo en la Palabra de Dios.

El diezmo y sus regulaciones

    Ahora que sabemos un poco acerca del diezmo Bíblico y de qué consistía, procedamos a ver las regulaciones que gobernaban este mandamiento.  A continuación observemos estas regulaciones:

El diezmo no consistía de dinero sino de productos comestibles (Levítico 27:30-34; Deuteronomio 14:22-29).

El diezmo debía darse fielmente (Deuteronomio 14:22).

El diezmo debía darse cada año; i.e., una vez al año (Deuteronomio 14:22).  La pregunta sería: ¿De dónde sacan la autoridad Bíblica los llamados “pastores” para pedir el diezmo cada semana o cada dos semanas o cada mes? La Biblia es clara acerca del diezmo Bíblico, Ella dice que debía darse cada año.  Es fácil darse cuenta de donde ellos sacan su autoridad y por eso debemos tener mucho cuidado con ellos porque la misma Palabra de Dios nos advierte diciendo, “Mas en vano me rinden culto, enseñando como doctrina preceptos de hombres” (Mateo 15:9).

El diezmo se debía comer en presencia del Señor en el lugar que El mismo escogía y no en cualquier lugar (Deuteronomio 14:23).

Los primeros dos años los Israelitas comían su diezmo, pero el diezmo del tercer año iba para los Levitas porque ellos no tenían heredad.  En otras palabras, los Levitas solo recibían diezmos cada tres años; y es interesante notar que aun así, el diezmo no era todo para ellos, sino que lo compartían con el forastero, el huérfano y la viuda que vivían en medio de ellos (Deuteronomio 14:28-29; 26:12; cf. Números 18:21).[4]

Si un Israelita vivía muy lejos del lugar que el Señor escogía él debía hacer lo siguiente: “Mas si el camino es tan largo para ti, que seas incapaz de llevar el diezmo por estar lejos el lugar donde el Señor tu Dios escoja para poner allí su nombre, cuando el Señor tu Dios te haya bendecido, entonces lo cambiarás por dinero, y atarás el dinero en tu mano e irás al lugar que el Señor tu Dios escoja. Y podrás gastar el dinero en todo lo que tu corazón apetezca: en vacas u ovejas, en vino o sidra, o en cualquier otra cosa que tu corazón desee; allí comerás en presencia del Señor tu Dios, y te alegrarás tú y tu casa” (Deuteronomio 14:24–26, LBLA).  Observemos que después de vender el diezmo que uno no podía llevar al lugar que Dios escogía debido a la distancia, uno no le daba el dinero a los Levitas, al contrario, uno iba y gastaba el dinero en lo que a uno le apeteciere.

Si algún Israelita quería rescatar parte de su diezmo debía calcular su valor, luego añadir por encima de su precio justo la quinta parte de dicho precio (Levítico 27:31).  Por ejemplo, si parte del diezmo que la persona quería rescatar tenía un valor total de $100.00 dólares, entonces debía añadir la quinta parte (20%);[5] i.e. $20.00 dólares y en vez de pagar $100.00 dólares para rescatar parte del diezmo la persona iba a pagar $120.00 dólares.  Esto solo tiene sentido con el diezmo Bíblico que consistía de las cosas ya mencionadas y no de dinero.  Sería absurdo que una persona quisiera redimir un billete de $100.00 dólares y pagar $120.00 por ese billete.

Los diezmos eran guardados en los almacenes (alfolíes) de las ciudades de Israel (Deuteronomio 14:28; Nehemías 12:44; cf. Malaquías 3:10).  De ahí o fueron repartidos directamente entre los que tenían derecho de recibirlos (Deuteronomio 26:12) o fueron llevados almacenados en las cámaras del templo en Jerusalén (2 Crónicas 31:4-13; Nehemías 12:44; 13:12). También los mayordomos nombrados sobre los almacenes repartían los diezmos entre sus hermanos (2 Crónicas 31:11-13; Nehemías 13:12,13).

Los Levitas también debían diezmar (Números 18:26-32).  Me pregunto si los llamados “pastores” que piden el diezmo anti-Bíblico de dinero diezman de lo que ellos “reciben.”

Los Israelitas comían el diezmo para que aprendieran a temer a Jehová siempre (Deuteronomio 14:23).

    Como hemos observado, estas son las regulaciones en cuanto al diezmo Bíblico se refiere.  La razón por la cual no encontramos regulaciones para el diezmo anti-Bíblico de dinero que los “pastores” religiosos piden hoy es porque no existe ninguna regulación, ya que este fue inventado por hombres (Mateo 15:9).

Refutando argumentos de pastores que piden diezmo de dinero

    A continuación, estaremos refutando algunos de los argumentos que los pastores usan para justificar la práctica anti-Bíblica de pedir diezmo de dinero.

Argumento # 1: En los tiempos de Moisés no había dinero, por eso diezmaban del fruto de la tierra y del ganado, pero ahora como ya hay dinero lo lógico es que la gente diezme dinero.

Refutación: Esta es una de las artimañas que utilizan los pastores para hacerle creer a la gente sus mentiras.  Sin embargo, cuando analizamos lo que la Palabra de Dios dice podemos darnos cuenta que el dinero sí existía en los tiempos de Moisés.  Observemos lo que debían hacer las personas si no podían llevar el diezmo al lugar que Dios había escogido debido a problemas de distancia: “Mas si el camino es tan largo para ti, que seas incapaz de llevar el diezmo por estar lejos el lugar donde el Señor tu Dios escoja para poner allí su nombre, cuando el Señor tu Dios te haya bendecido, entonces lo cambiarás por dinero, y atarás el dinero en tu mano e irás al lugar que el Señor tu Dios escoja. Y podrás gastar el dinero en todo lo que tu corazón apetezca: en vacas u ovejas, en vino o sidra, o en cualquier otra cosa que tu corazón desee; allí comerás en presencia del Señor tu Dios, y te alegrarás tú y tu casa,” (Deuteronomio 14:24-26). Observemos que Dios mismo les dijo a los israelitas que si la distancia era un problema para llevar el diezmo que Él les había pedido que entonces lo cambiaran… ¿por qué?…Por dinero.  En los tiempos de Moisés la plata era lo que comúnmente se usaba como dinero.[6] Por lo tanto, el argumento de que no había dinero y que por eso los israelitas no diezmaban dinero no es válido.

Argumento #2: Jesús enseñó en Mateo 23:23 que debemos diezmar.

Refutación: Jesús nunca dijo que los cristianos debemos diezmar.  Cuando Jesús habló acerca del diezmo Él les habló a los judíos que estaban aun bajo la ley y que estaban guardando el diezmo mientras que descuidaban otras cosas de más peso de la ley.  Observemos lo que el texto dice: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas,” (Mateo 23:23).  Ahora, nótese que a pesar de que Jesús mencionó el diezmo; no obstante, Él nunca dijo que éste consistía de dinero.  Jesús dijo, “pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino,” lo cual es consistente con la enseñanza de la ley, ya que son productos de la tierra (cf. Levítico 27:30).  Por lo tanto, el hecho de que Jesús haya mencionado el diezmo no significa que por eso los cristianos debamos diezmar.  Recordemos que Jesús nació de mujer y bajo la ley (Gálatas 4:4).  También recordemos que nosotros los cristianos no vivimos bajo la ley (Romanos 7:4, 6; Gálatas 5:18).

Argumento # 3: La Biblia enseña en Malaquías 3:8-10 que si no diezmamos le estamos robando a Dios y que debemos diezmar para que Él nos bendiga.

Refutación: En Malaquías 3:8-10 el profeta le está profetizando al pueblo de Israel el cual vivió bajo la ley; además, Malaquías está discutiendo asuntos de la ley.  Observemos lo que dice el pasaje: “8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me estáis robando. Pero decís: “¿En qué te hemos robado?” En los diezmos y en las ofrendas. 9 Con maldición estáis malditos, porque vosotros, la nación entera, me estáis robando. 10 Traed todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en mi casa; y ponedme ahora a prueba en esto—dice el Señor de los ejércitos—si no os abriré las ventanas del cielo, y derramaré para vosotros bendición hasta que sobreabunde.” Usualmente, los pastores le dicen a sus miembros: “¿quiere usted robarle a Dios?” y, obviamente, la respuesta de la gente es: “No, no quiero robarle a Dios.” A lo cual el pastor dice, “¡Entonces, dé el diezmo! A eso, estimado amigo y hermano, se le llama “controlar la mente de las personas,” lo cual es típico de muchas sectas religiosas.  Lo triste del caso es que la gente se deja intimidar por las palabras de su pastor y no se dan cuenta que el texto claramente dice, “Traed todo el diezmo al alfolí…” la pregunta es ¿para qué? La respuesta es: “para que haya alimento en mi casa.” Como podemos observar, el pueblo debía diezmar del fruto de la tierra para que hubiese alimento ya que de eso consistía el diezmo – ¡Alimento, no dinero!

Por lo tanto, no se trata si alguien le está robando a Dios o no, se trata de aplicar la Palabra de Dios correctamente (2 Timoteo 2:15) y no aplicarla de una manera que sea conveniente para nosotros y con el fin de estafar y engañar a las personas (1 Pedro 4:11).

Argumento # 4: En la parábola del fariseo y el publicano el fariseo dijo: “doy el diezmo de todo lo que gano” lo que implica que él daba dinero.

Refutación: Solo porque el fariseo dijo que daba el diezmo de todo lo que ganaba no significa que por eso él daba dinero.  El verbo “ganar” viene del griego “ktaomai” (κτάομαι, G2932) y significa, “conseguir, i.e. adquirir (por cualquier medio; poseer):—adquirir, ganar.”[7] En esencia, lo que el fariseo estaba diciendo fue: “doy el diezmo de todo lo que poseo, consigo, etc.” que de acuerdo a la ley debía ser productos comestibles y no dinero (Mateo 23:23; Levítico 27:30; Deuteronomio 14:22-23).  Además, no debemos olvidar que el fariseo aun vivía bajo la ley y estaba sujeto a ella.

Argumento # 5: Jacob le prometió a Dios darle el diezmo de todo lo que Él le diera.

Refutación: Como se observó en la introducción, el diezmo es una práctica muy antigua;[8] tan antigua que era practicada antes de que la nación de Israel fuese fundada.[9] El diezmo, antes de la Era Mosaica, en muchas ocasiones era algo voluntario como en el caso de Jacob (Génesis 28:20-22).  Observemos que Jacob hace un voto condicional a Dios; Jacob dice: “Si Dios está conmigo y me guarda…entonces Él será mi Dios, etc.;” y es dentro de ese voto condicional que Jacob voluntariamente le dice a Dios: “de todo lo que me des, te daré el diezmo,” (Génesis 28:22).  Además, es interesante observar que todo lo que Dios le dio a Jacob consistió de ganado (cf. Génesis 30:25-43; esp. Génesis 31:9, 40; 33:11); y obviamente, sus hijos, esposas y criados, pero Dios no iba a aceptar diezmos de hijos, criados, etc.  Por lo tanto, el ejemplo de Jacob no se puede usar para justificar la práctica anti Bíblica de pedir diezmo monetario.

Conclusión

    Hermanos y amigos, desafortunadamente hay muchos que creen que la piedad es un medio de ganancia (1 Timoteo 6:5) y por eso usan la Biblia para engañar a la gente.  Estas personas son las que causan divisiones y lo hacen porque a ellos lo único que les interesa es satisfacer sus propios apetitos.  Note lo que dice Pablo en Romanos 16:18, “Porque los tales son esclavos, no de Cristo nuestro Señor, sino de sus propios apetitos, y por medio de palabras suaves y lisonjeras engañan los corazones de los ingenuos.”

La advertencia para todos es: ¡Cuídense de los pastores que piden el diezmo! ¡Cuídense de sus palabras suaves y lisonjeras! Y lo más importante, ¡No sean ingenuos ni se dejen engañar! Tengamos siempre la actitud de los judíos de Berea que “…eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.” Que Dios nos ayude a ser más diligentes en el estudio de Su Palabra para no ser engañados por el error (1 Juan 4:1; cf. Apocalipsis 2:2).

¡A Dios sea la gloria!

[1] Ortiz, P., V., S.J. (2000). Léxico Hebreo-Español y Arameo-Español. Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

[2] Vine, W. (2000). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

[3] Freedman, D. N., Myers, A. C., & Beck, A. B. (2000). Eerdmans dictionary of the Bible (1315). Grand Rapids, Mich.: W.B. Eerdmans.

[4] Elwell, W. A., & Beitzel, B. J. (1988).  Baker encyclopedia of the Bible (2071). Grand Rapids, Mich.: Baker Book House.

[5] Péter-Contesse, R., & Ellington.  (1992).  A handbook on Leviticus.  UBS handbooks; Helps for translating (437). New York: United Bible Societies.

[6] Merrill, E. H. (2001). Vol. 4: Deuteronomy (electronic ed.). Logos Library System; the New American Commentary (240–241). Nashville: Broadman & Holman Publishers.

[7] Strong, J. (2002). Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN: Caribe.

[8] Freedman, D. N., Myers, A. C., & Beck, A. B. (2000).  Eerdmans dictionary of the Bible (1315). Grand Rapids, Mich.: W.B. Eerdmans.

[9] Myers, A. C. (1987). The Eerdmans Bible dictionary (1008). Grand Rapids, Mich.: Eerdmans.

La Necesidad de la Pureza Moral por Johnny Ramsey

LA NECESIDAD DE LA PUREZA MORAL by Johnny Ramsey

Johnny RamseyLos ingredientes para una moralidad genuina envuelve más que simplemente el abstenerse de contemplar la sensualidad. Las “obras de la carne” incluyen celos, iras, contiendas (Gálatas 5:19-21; Colosenses 3:5-8). Sin embargo, asuntos tales como concupiscencia, homicidio, adulterio y robar son también pecados contra Dios, los demás y uno mismo.

COMPROMETIENDO EN LA MORAL MODERNA

     Tenemos una tendencia en nuestros días de enfatizar la benevolencia social y la amabilidad en la sociedad secular a tal grado que muchos llegan a la conclusión de que hay que dejar que todo mundo “haga lo suyo,” todo y cuando sea sincero y que sea “un buen muchacho.” De hecho, aun en al iglesia, tenemos muchos miembros que con rapidez claman, “no juzguéis para que no seáis juzgados,” cuando se trata de reprender el pecado de algún miembro ya sea desde el pulpito o en la clase Bíblica.

     Es una terrible tragedia el llegar hasta el punto de ser suaves y de comprometer en cuanto a la maldad que batalla contra el Dios del cielo. Muy a menudo vemos como la gente quienes profesan ser Cristianos no tienen conciencia o vergüenza concerniente a cosas tales como la inmodestia, la bebida social, lenguaje inapropiado y entretenimiento ilícito. ¿Cómo es que usted y yo podemos practicar la pureza moral cuando nos entregamos a las prácticas ilícitas de nuestra mente y ojos leyendo literatura inapropiada, programas de televisión donde el pecado se promueve y la inmoralidad que muchas veces se presenta en la industria de la televisión?

AMONESTACIONES BENEFICIOSAS

     La Biblia todavía nos exhorta a “llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:5). Filipenses 4:8 es un pasaje que cada Cristiano debe conocer y aplicar a su vida:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Segunda de Corintios 7:1 conscientemente nos recuerda, “amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” Note lo que dijo el escritor Shakespeare en cuanto al poder de la conciencia: “Oh, conciencia cobarde, ahora tu me afliges.” El apóstol Pablo enfatizó lo siguiente, “Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres” (Hechos 24:16).

     Isaac Walton con sabiduría recordó a la humanidad que la buena salud y una conciencia limpia son dos grandes bendiciones de la vida. Creo que muchos predicadores y ancianos  han condescendido a hermanos débiles al fallar en enseñarles acerca de la pureza moral, y haciendo esto han acomodado conciencias que ya “están cauterizadas” (1 Timoteo 4:2).

LA PUREZA MORAL POSEE UN ALTO MORAL

     En términos de aclamación popular, es cierto que la pureza moral tiene un precio muy alto. Estaríamos fallando en decir la verdad si dejamos la impresión de que el cristianismo no requiere un costo de nosotros. También seria una mentira argumentar que el pecado no se presenta como algo agradable a los ojos. ¿No dice Hebreos 11:25 que el pecado tiene “placeres”?  Satanás no es tonto. Él sabe como disfrazar el pecado con ropas que llaman la atención. Lea la descripción de la ramera de Apocalipsis 17 donde se presenta adornada de oro de piedras  preciosas y de perlas. Sin embargo, después de que el encanto y el prestigio de la pompa mundana se ha desvanecido (Santiago 5:1-3), la gloria original del Cristianismo no solamente dura pero también magnifica las recompensas que se encuentran en la mano inmutable de Dios. ¡Alabanza sea dada a Dios por la preciosa paz que el Evangelio trae! (Filipenses 4:6-7).

     Jesús deja muy en claro en Marcos 7 que el mal proviene de dentro del hombre. Cuando él y sus discípulos fueron acusados de comer alimentos con manos inmundas, él dijo:

Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre [Marcos 7:8, 15).

     A menos que purifiquemos nuestros pensamientos, actitudes y motivos, nunca recibiremos los ricos dividendos de la pureza moral. El apóstol Pedro nos exhorta a que “desechemos, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, deseando, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada” (1 Pedro 2:1-2).

CONCLUSIÓN

     Luchar por la pureza espiritual hará que muchos se aparten de nosotros. Cuando Noé condenó al mundo (Génesis 11:7) él no fue el hombre más popular del pueblo. Algunas veces, conocemos de jóvenes quienes viven sus vidas con un énfasis espiritual y quienes tienen una convicción firme en cuanto a la moral que la que tienen sus padres. El enfatizar la justicia por Cristianos piadosos muchas veces causará fricción con otros, aun nuestros hermanos. He conocido padres quienes animan a sus hijos a vestirse de una manera inmodesta, ha asistir a los bailes, la bebida alcohólica  y películas ilícitas todo por que sus hijos sean los más famosos y sofisticados y “maduros.” Debemos estar profundamente endeudados con aquellos jóvenes adultos quienes tienen la dedicación y la sabiduría que aquellos padres lamentablemente no la muestran en sus vidas hacia las cosas divinas. Cada hijo de Dios debe seguir la voluntad de Dios para “conservarse puro” (1 Timoteo 5:22).

Escrito por Johnny Ramsey

Traducción  al español por Willie Alvarenga

The Restorer

May/June 1996

Usado con permiso por el editor Gary Workman

Buscando la Verdad en las Escrituras

Buscando la Verdad en las Escrituras por Furman Kearley

Furman KearlyProbablemente hoy más que nunca, el diablo anda en busca de las almas. Necesitamos toda la ayuda posible para resistir al diablo, vencerle y asegurar nuestra alma como un ancla. El conocimiento de la Palabra de Dios es una de las mejores armas ofensivas y defensivas que tenemos a nuestra disposición para lograr esto.

Nuestro Señor Jesucristo utilizó este conocimiento para vencer y resistir al diablo (Mateo 4:1-11; Lucas 4:1-13). Él pasó 40 días en el desierto siendo tentado por el diablo. Nuestro Señor no comió en esos días. Cuando llegó el final de esos días, el diablo le dijo, “Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan” (Lucas 4:3). Jesús entonces le respondió, “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre” (v. 4), citando Deuteronomio 8:3.

El diablo continuó su tentación mostrando a Jesús todos los reinos del mundo y ofreciendo darle toda la autoridad sobre estas cosas si Jesús le adoraba. Jesús respondió, “Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Lucas 4:8).

Luego el diablo siguió con su tentación, diciéndole a Jesús, “Échate de aquí abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; y, en las manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra (Lucas 4:10-11). Jesús le respondió citando Deuteronomio 6:16, “No tentarás al Señor tu Dios” (Lucas 4:12).

De esta narrativa aprendemos cómo Jesús resistió al diablo y venció sus tentaciones. Se ha inferido de este evento y otros más que Jesús conocía de corazón la Escritura completa y que podía citarla en el momento que él deseara.  Tal conocimiento como este es necesario para resistir las tentaciones del diablo. Jesús hizo uso de las Escrituras en Mateo 15 para resistir a los Fariseos, por ende, nos enseña que hagamos lo mismo.

El salmista nos dice del gran valor que tienen las Escrituras. Él nos dice en Salmo 119:163-165, “La mentira aborrezco y abomino; Tu ley amo. Siete veces al día te alabo a causa de tus justos juicios. Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.” De acuerdo a esta verdad, todos los que aman y conocen la ley de Dios no tendrán ocasión de tropiezo o caída.

El salmista dice en Salmo 119:11, “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.” La Palabra de Dios nos ayuda ha resistir las tentaciones, a conocer la verdad, y vencer el error. El salmista dijo en los versículos 5-6, “¡Ojala fuesen ordenados mis caminos para guardar tus estatutos! Entonces no sería yo avergonzado, cuando atendiese a todos tus mandamientos.” La Palabra de Dios nos ayuda a no ser puestos en vergüenza y a no ser vencidos por las tentaciones. Casi cada uno de los versículos en el Salmo 119 muestra la necesidad de la Palabra de Dios y cómo nos protege y nos ayuda.

Salmo 19:7-11 dice, “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal. Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos hay grande galardón.”

Pablo nos anima a que conozcamos la Palabra de Dios. Él le dijo a Timoteo, “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez  has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios; y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:14-17).

De esta porción de la Escritura aprendemos que desde una temprana edad Timoteo había aprendido la Palabra de Dios. Esta Palabra lo hizo sabio para la salvación. Fue provechosa para enseñar, reprender, corregir, e instruir. Por medio de ellas fue completo y preparado para toda buena obra. Pablo animó a Timoteo a ser un estudiante de la Biblia. “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

Cristo conoció la verdad y quiso que la conociéramos. Él nos dijo que Su Palabra es verdad (Juan 17:17) y que esta verdad nos puede dar libertad (Juan 8:32). La verdad puede fortalecernos todo el tiempo contra el diablo.

El pueblo de Dios fue destruido por la falta de conocimiento. Oseas dijo, “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos” (Oseas 4:6).

Los americanos son bíblicamente analfabetos. Las encuestas de Gallup Poll y Barna indican que este es el caso. Por más de 50 años, personalmente he observado cuidadosamente estas encuestas relacionadas al conocimiento de la Biblia. Dichas encuestas siempre indican que la gente no está leyendo la Biblia como deberían, especialmente cuando profesamos ser una nación cristiana. Menos del 50 por ciento han leído la Biblia completa. Solamente el 35 al 40 por ciento pueden nombrar los cuatro evangelios.

Los niños han ido en decline en cuanto al entrenamiento religioso. Menos del 35 por ciento asisten regularmente a las clases bíblicas los domingos. Muchos jóvenes de 17 y 18 están dejando la iglesia.

Mucha gente, incluyendo Cristianos, no conocen quien es Abraham, Moisés, David, Isaías o Juan el Bautista. Muchos de ellos no saben de los grandes pueblos y ciudades de la Biblia, tales como Babilonia, Asiria, Egipto, Alejandría, Cartagena, Antioquía y otros lugares.

Debemos estudiar la Biblia. Debemos llegar a un pleno conocimiento de la Palabra de Dios. Debemos utilizar el conocimiento de la Palabra de Dios para resistir las tentaciones y vencer al enemigo, haciendo el bien. El conocimiento de la Biblia es el ancla de nuestras almas.

 

Adaptado de la edición de Gospel Advocate 2000.

Edición Mayo de 2003

Traducido al Español por Willie A. Alvarenga

 

Yo y Mi Casa Serviremos a Jehová

YO Y MI CASA SERVIREMOS A JEHOVÁ por Willie A. Alvarenga

TEXTO: Josué 24:15

PROPOSICIÓN: El éxito de la iglesia del Señor y la sociedad en la que vivimos depende mucho de la clase de familias fieles que sirven a Dios.

OBJETIVO: Motivar a las familias presentes a que se esfuercen a lo máximo por ser una familia que sirve fielmente a Dios.

INTRODUCCIÓN Y ACERCA DEL TEXTO:

  1. La familia está siendo atacada en nuestra actualidad.
  2. El diablo, quien es descrito como nuestro adversario y enemigo (1 Pedro 5:8; Mateo 13:39), se encuentra en busca de la destrucción de familias porque él sabe que la familia que sirve a Dios es la fundación para el éxito de la iglesia en el mundo.
  3. Gracias le damos al Creador de los cielos y la tierra por darnos en Su Palabra ejemplos de familias que le sirvieron; estableciendo de esta manera, una gran verdad de que sí es posible servirle a Dios, aun cuando otros no quieren hacerlo.
  4. Las familias de este mundo tienen el potencial para resplandecer en medio de una generación maligna y perversa (Filipenses 2:15).
  5. Josué 24:15 establece uno de los grandes ingredientes que cada familia necesita para lograr ofrecer un servicio fiel a nuestro Creador.
  6. Con esto en mente, le animo a que juntos examinemos los siguientes puntos principales que constituyen el contenido de nuestra lección.
  7. En esta lección estaremos examinando los siguientes puntos:
    1. El contexto general de la declaración bajo consideración.
    2. El significado y la importancia del “yo” bajo consideración.
    3. Ingredientes esenciales para una familia fiel delante de Dios.
  8. Mientras meditamos en la Palabra inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16), deseo animarle a que prestemos mucha atención a los siguientes pasajes (Hechos 17:11 y Santiago 1:21-22).
  9. La única manera de cómo podemos obtener lo mejor de esta lección es prestando mucha atención y haciendo planes para ponerla en práctica en nuestro diario vivir (Lucas 11:28).

Yo y mi casa serviremos a Jehová: El contexto de Josué 24:15

  1. EL CONTEXTO DE LA DECLARACIÓN BAJO CONSIDERACIÓN.
  2. Josué 24:15 se encuentra en la sección que constituye el reto y exhortación que Josué le hizo al pueblo de Israel en los versículos 1-28 para que sirvan a Dios con fidelidad.
  3. Dicho reto y exhortación puede ser divido en dos partes:
    1. # 1 Recordándoles lo que Dios había hecho por Israel (24:1-13) durante los días de Abraham (1-4), durante los días de Moisés (5-10), y durante los días de Josué (11-13).
    2. # 2 Exhortándoles a obedecer a Dios así como él lo estaba haciendo y lo seguiría haciendo (24:14-24).
  4. El pueblo de Israel se había apartado de Dios, pero ahora Josué les hace un llamado a tomar una decisión y a no claudicar entre dos pensamientos (cf. 1 Reyes 18:21).
  5. En este reto, Josué les presenta exactamente lo que necesitaban hacer para servir a Dios fielmente (v. 14).
    1. Necesitaban tener respeto y reverencia a Dios.
    2. Necesitaban servir a Dios con integridad y en verdad.
    3. Necesitaban quitar de sus vidas la idolatría.
  6. Estos son factores muy importantes para lograr un servicio fiel a Dios, quien ha hecho mucho por nosotros.
  7. Gracias a Dios, el reto presentado por Josué tuvo éxito, ya que el pueblo de Dios tomó una sabia decisión de servir a Dios (vs. 16-31).
  8. Muchas veces es necesario que alguien nos reprenda, redarguya y exhorta para darnos cuenta de nuestro error (cf. 2 Timoteo 4:2-3).

Yo y mi casa serviremos a Jehová: La importancia de un liderazgo firme.

  1. EL SIGNIFICADO Y LA IMPORTANCIA DEL PRONOMBRE PERSONAL “YO” BAJO CONSIDERACIÓN.
  2. Uno de los factores de suma importancia para lograr tener una familia que sirve fielmente a Dios es la cabeza del hogar, es decir, el liderazgo del hogar.
  3. Dios ha establecido en Su Palabra la función importante de la cabeza del hogar.
    1. Efesios 5:23, el marido es cabeza de la mujer y como tal, debe ser un guía espiritual para su esposa y para su familia.
  4. El padre de familia debe preocuparse a lo máximo por ser un ejemplo para su familia y guiarles por el camino correcto.
  5. Observemos cuáles fueron las cualidades que Josué tenía y que le fueron de mucha ayuda para guiar a su familia por el camino correcto.
    1. Josué fue un hombre obediente a la voluntad de Dios (Josué 1:6-9; 8:35; 11:15).
    2. Josué fue un hombre celoso de las cosas de Dios (7:10-25).
    3. Josué fue un hombre respetado por su buena reputación (4:14).
    4. Josué fue un hombre de confianza y valor (Números 14:10-17).
    5. Josué fue un hombre de una profunda determinación por servir a Dios (24:14-15).
  6. Familias: Estas son las cualidades que deben estar en cada cabeza del hogar.
  7. Ningún hombre puede ser un guía espiritual de su hogar, a menos que posea estas grandes cualidades.
  8. Esposos y varones padres de familia: ¿Está usted guiando a su familia con estas cualidades que Josué tenía?
  9. El éxito de la familia conforme al corazón de Dios depende mucho de la clase de liderazgo que exista en el hogar.

Yo y mi casa serviremos a Jehová: Lo que familias necesitan para servir a Dios fielmente.

  • INGREDIENTES ESENCIALES PARA LOGRAR UNA FAMILIA FIEL COMO LA DE JOSUÉ.
  1. Dios por medio de Su Palabra nos ha dado todo lo que pertenece a la vida y a la piedad (2 Pedro 1:3).
    1. Por medio de las Escrituras el hombre puede ser perfecto y preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17). Esto incluye familias preparadas para toda buena obra.
  2. Dado a que Dios nos ha dado todo lo necesario para servirle fielmente como familia, le animo a que juntos consideremos aquellos ingredientes esenciales para lograr una familia como la de Josué—Una familia fiel.
  3. Ingredientes esenciales tomados del contexto:
    1. # 1. La familia debe tener un Josué (influencia positiva) espiritual en el hogar (Josué 24:15; Líderes que sean un excelente ejemplo, cf. 1 Timoteo 4:12; Tito 2:6-8).
      1. Lamentablemente muchos guías espirituales están guiando su familia por el camino de la perdición en vez de la salvación.
    2. # 2. La familia debe recordar constantemente lo que Dios ha hecho por ella (vs. 17-18; e.g., nos ha salvado, nos ha perdonado, nos ha reconciliado, ha provisto para nuestras necesidades, etc.)
      1. Aquellos que no recuerdan están condenados a olvidar y apartarse del camino correcto (e.g., Jueces 2:10-12, 13; 3:6-7, 12, 14; 4:1).
    3. # 3. La familia debe determinar en su corazón servir a Dios (v. 15, 18, 21, 24).
      1. El servicio debe ser fielmente (Marcos 12:30; Mateo 6:33).
      2. Todos deben servir a Dios y no solamente algunos.
    4. # 4. La familia debe recordar las terribles consecuencias que vendrán si no servimos fielmente a Dios (v. 20; Romanos 6:23; Isaías 59:1-2).
    5. # 5. La familia debe desechar todo lo que impide que sirvamos fielmente a Dios (v. 23).
      1. Entretenimientos, deportes, salidas fuera de la ciudad, etc. (Mateo 6:24; Romanos 12:2; 1 Juan 2:15-17; Santiago 4:4). Muchas familias que no han tenido cuidado se han perdido por causa de estas cosas.
      2. Dios debe ser primero en nuestras vidas (Marcos 12:30; Colosenses 3:1-4).
    6. # 6. La familia debe continuar sirviendo fielmente a Dios hasta el fin (v. 31; cf. Apocalipsis 2:10; 1 Corintios 15:58; Filipenses 2:12; Colosenses 3:1-4).
  4. Ingredientes esenciales adicionales:
    1. # 7 La familia debe reconocer la importancia de la Palabra inspirada por Dios.
      1. Recuerde que la Biblia tiene poder para ayudarnos a no pecar contra Dios (Salmo 119:9, 11), tiene poder para ayudarnos a vecer las tentaciones que atacan nuestra familia (Mateo 4:1-12), tiene poder para salvar nuestras almas (Santiago 1:21; 2 Timoteo 3:15).
    2. # 8 La familia debe reconocer la importancia de la oración.
      1. La oración nos ayuda a no entrar en tentación (Mateo 26:41).
      2. Somos exhortados a orar siempre (Efesios 6:18; 1 Tesalonicenses 5:17; Colosenses 4:2; Romanos 12:11).
    3. # 9 La familia debe respetar la autoridad de las Escrituras (Colosenses 3:17).
      1. Respetar la autoridad sobre la relación del marido y esposa (Efesios 5:21-33).
      2. Respetar la autoridad sobre la relación de padres e hijos (Efesios 6:1-4).
    4. # 10 La familia debe recordar las bendiciones que vendrán si le sirven a Dios fielmente.
      1. Las familias fieles producirán grandes predicadores, diáconos y ancianos en la iglesia.
      2. Las familias fieles producirán fieles cristianos que tendrán una influencia positiva en este mundo lleno de maldad.
      3. Las familias fieles gozarán de la bendición de entrar al cielo un día.
    5. ¿Estamos poniendo en práctica estos ingredientes?

CONCLUSIÓN:

  1. “Yo y mi casa serviremos a Jehová” – es una declaración que debe ser pronunciada y vivida por cada una de las familias que desean pasar la eternidad en el cielo.
  2. Para que las familias puedan tener un impacto positivo en este mundo, tales deben ser familias que sirven fielmente a Dios como lo hizo Josué (cf. Mateo 5:16).
  3. Que el Dios del cielo nos dé siempre la sabiduría y la inteligencia espiritual para servirle fielmente.
  4. Un aspecto muy esencial para el éxito espiritual es la obediencia al evangelio.
  5. Ninguna familia podrá poner en práctica lo que hemos mencionado, a menos que exista una obediencia al evangelio de Cristo.
  6. Por esta razón, animamos a todas las familias que todavía no han obedecido, para que lo hagan. Recuerde que Dios desea su salvación (1 Timoteo 2:4).
  7. Usted puede obedecer el evangelio…
  1. Escuchando este mensaje (Romanos 10:17).
  2. Creyendo de todo corazón en Cristo y Su evangelio (Marcos 16:16; Juan 8:24).
  3. Arrepintiéndose de sus pecados (Hechos 2:38; 17:30).
  4. Confesando a Cristo como el Hijo de Dios (Romanos 10:9-10; Mateo 10:32-33).
  5. Siendo bautizado en agua para el perdón de pecados (Hechos 2:38; 22:16).
  6. Viviendo una vida fiel en Cristo (1 Corintios 15:58; Filipenses 2:12; Apocalipsis 2:10).
    1. Es nuestra oración y deseo ferviente que usted tome la decisión correcta en este día.

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 268 3222; 545 4004; 681 4543

walvarenga@btsop.com

www.regresandoalabiblia.com

www.backtobibleknowledge.com

www.btsop.com

Yo y Mi Casa Adapteremos la Biblia Como Nuestra Única Autoridad

YO Y MI CASA ADAPTAREMOS LA BIBLIA COMO NUESTRA ÚNICA AUTORIDAD por Willie A. Alvarenga

Biblia 1El tema bajo consideración es uno de mucha importancia ya que es un tema bíblico y de gran relevancia para nuestros tiempos. Lamentablemente, las familias están enfrentando tiempos difíciles, ya que el mundo está bajo el maligno (1 Juan 5:19), y nuestro adversario, el diablo, como león rugiente anda alrededor buscando familias a quien devorar (1 Pedro 5:8). Por esta razón es imperativo que como familias regresemos a la Biblia como nuestra única fuente de autoridad para guiarnos en medio de una generación adultera y pecadora (Marcos 8:38; Filipenses 2:15-16). En lo personal les pido que por favor prestemos mucha atención a la lección que estaremos examinando en esta ocasión (Lucas 9:44). Por favor escudriñe las Escrituras para ver si lo que voy a compartir con usted, es verdadero (Hechos 17:11; Juan 7:17; 1 Tesalonicenses 5:21). A la misma vez, le exhorto a que por favor ponga en práctica los consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra (Santiago 1:22; Lucas 11:28). En lo personal me esforzaré por presentar solamente lo que la Palabra de Dios nos enseña, ya que esta es mi responsabilidad delante de Dios (1 Pedro 4:11; Tito 2:1). Usted y yo debemos reconocer que la Biblia es el único poder para salvarnos (Romanos 1:16), y no nuestras opiniones o pensamientos, o lo que la mayoría de la gente diga (cf. Éxodo 23:2). Con esto en mente, le invito a que consideremos los objetivos que deseo lograr en esta lección.

OBJETIVOS DE ESTA LECCIÓN

  1. El oyente entenderá a qué nos referimos con el término “Biblia”.
  2. El oyente entenderá a qué nos referimos con la frase “Única autoridad”.
  3. El oyente estará familiarizado con las maneras de cómo la Biblia está siendo atacada en nuestra actualidad.
  4. El oyente reconocerá las razones por las cuáles cada familia debe adoptar la Biblia como su única autoridad.
  5. El oyente reconocerá las grandes bendiciones que las familias obtendrán si adoptan la Biblia como su única autoridad en el hogar.

Habiendo establecido estos objetivos, ahora examinemos la siguiente parte de nuestra lección, la cual trata con una explicación lógica de lo que entendemos por la palabra “Biblia”. Lamentablemente muchos en nuestra actualidad no han entendido perfectamente lo qué es la Biblia, y por ende, ha sido necesario recordar a las personas a qué nos referimos con este término.

ENTENDIENDO EL TÉRMINO “BIBLIA”

Cuando utilizo el término “Biblia”, lo estoy usando para referirme a lo que conocemos por “la Palabra de Dios”. Le conocemos de esta manera porque es en verdad la Palabra que proviene de Dios. La Biblia no es un libro de cuentos y fabulas ficticias, sino más bien, ella es la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 Pedro 1:23-25). Esta Palabra es viva y eficaz como nos lo enseña el escritor a los Hebreos (Hebreos 4:12).

Cuando hablo de la Biblia, me refiero a la Palabra inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17). La frase “inspirada por Dios” viene del griego que literalmente denota “dada por el aliento de Dios”. Así es, la Biblia es la Palabra inspirada por Dios y esto implica que no tiene errores y que es perfecta (Salmo 19:7-8). La Biblia, como dice el Apóstol Pablo, puede prepararnos para toda buena obra (2 Timoteo 3:17). Por lo tanto, cuando hablamos de la Biblia, no estamos hablando de cualquier libro, sino más bien, del Libro de Dios. Esta verdad es imperativo que el mundo entero la entienda, ya que de no serlo así, el mundo continuará perdiéndose en el pecado, al igual que todas las familias que hayan olvidado que la Biblia es la Palabra de Dios. Si el mundo y las familias no entienden estas verdades, entonces no habrá respeto alguno para con la Palabra. Ahora, con esto en mente, les invito  a que examinemos la frase “única autoridad”.

ENTENDIENDO LA FRASE “ÚNICA AUTORIDAD”

¿A qué me refiero con la frase “única autoridad”? Cada uno de nosotros debemos entender perfectamente esta frase. La Biblia, que es la Palabra inspirada de Dios, es nuestra ÚNICA autoridad en este mundo. Por esta frase me refiero a que ella es la única fuente de autoridad que usted y yo debemos utilizar para guiarnos en este mundo. La Biblia es nuestro único manual de instrucciones para lograr formar una familia conforme al corazón de Dios. La Biblia es nuestro único mapa para guiarnos a la vida eterna. Ella debe ser el centro de cada uno de nuestros hogares.

            Dios nos ha explicado el tema de la autoridad de las Escrituras de una manera que usted y yo podamos entender. El Apóstol Pablo, escribiendo a los santos en Colosas, les dijo, “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él” (Colosenses 3:17, énfasis añadido). ¿Qué significa haced todo en el nombre del Señor Jesús? Muchos han tratado de darle una interpretación incorrecta al texto argumentando que este pasaje simplemente hace referencia a nuestra actitud y carácter del Cristiano, pero no está hablando de tener autoridad o permiso para hacer las cosas. Una exégesis correcta del texto nos ayuda a entender que lo que muchos enseñan no es correcto. El Apóstol Pablo nos exhorta a que nos aseguremos de hacer todo en el nombre del Señor Jesús, es decir, de acuerdo a la autoridad que Él autoriza por medio de Su Palabra.

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento proveen ejemplos de lo que significa hacer todo en el nombre del Señor. Por ejemplo, en Génesis 6:22, el texto dice, “Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó”. Dios le dio órdenes a Noé de cómo construir el arca, y él hizo exactamente como Dios le mandó. Esto es hacer todo en el nombre del Señor. Otro ejemplo es el rey de Judá, Ezequías, quien según 2 Crónicas 31:20, “…ejecutó lo bueno, recto y verdadero delante de Jehová su Dios”. Esto es hacer las cosas en el nombre de Dios, es decir, hacer lo bueno y lo recto que Dios manda. Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo reconociendo a Dios en todos nuestros caminos (Proverbios 3:6). Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo hablando conforme a las Palabras de Dios (1 Pedro 4:11; Tito 2:1). Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo reteniendo la forma de las sanas palabras (2 Timoteo 1:13). Cuando la familia adopta la Biblia como su única autoridad, todas las decisiones que se toman en el hogar estarán  basadas en lo que la Biblia autoriza y no lo que el mundo dice. Esto es muy importante que lo entendamos los padres, esposos, esposas, e hijos.

            Habiendo considerado nuestros objetivos, y la explicación de ciertos términos, ahora examinemos juntos una triste verdad que ha sucedido ya por muchos años. Esta triste verdad tiene que ver con la Biblia siendo atacada por muchos que no tienen respeto alguno por ella.

LA BIBLIA BAJO ATAQUE

Desde el principio de los tiempos la Biblia ha sufrido toda clase de ataques. Los ataques contra la Biblia se pueden observar desde el principio de la creación.  Por ejemplo, en Génesis 3:2-4 leemos lo siguiente:

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.

     Nótese que en este pasaje el diablo añadió sólo una palabra para alterar lo que Dios ya había establecido.  En esta ocasión, la Palabra de Dios fue atacada por parte del enemigo.  Esto es lo que sucede en nuestra actualidad con todos aquellos que la atacan.  Le añaden a la Biblia para que justifique sus prácticas pecaminosas.  Lo mismo sucedió cuando Jesús fue tentado en el desierto (Mateo 4:1-12).  En este contexto el diablo hizo referencia a Salmo 91:11 para tentar al Salvador del mundo.  El texto que él empleó fue tomado fuera de contexto y aplicado de una manera equivocada.  De esta misma manera muchos hoy en día tuercen la Escritura para su propia destrucción (2 Pedro 3:16-17).

     Otro ataque en contra de la Biblia se puede encontrar en Jeremías 36:1-32, donde el pasaje bíblico hace referencia a la acción que Joacim, hijo de Josías, llevó a cabo.  En este contexto observamos como él agarra un corta pluma, y destruye la Palabra que Dios había dado al profeta.  Según este hombre, él ya había terminado con las Palabras de Dios.  Para su sorpresa, la Palabra regresó y con palabras adicionales, las cuales presentaban su sentencia de muerte por haber adoptado esta actitud en contra de la Palabra.

     Hoy en día usted puede salir a la calle y preguntarle a la primera persona que se encuentre quién es Joacim.  Sin duda alguna, muchos dirán: “no sé quién es este hombre”.  Sin embargo, si usted le pregunta a esa misma persona qué es la Biblia o quién es Jesús, tal persona podrá decirle varias cosas sobre este Libro santo.  Joacim pasó al olvido, mientras que la Palabra de Dios continúa adelante.

     Un hombre llamado Diocleciano, emperador de Roma, dio una orden que todas las Biblias fuesen quemadas.  Esto sucedió aproximadamente en el año 303 d.C.  Décadas más tarde, Eusebio, bajo la dirección de Constantino, encontró cincuenta Biblias en solamente veinticinco horas.  Estoy seguro que Diocleciano pensó que había terminado con la Palabra de Dios; sin embargo, ella continua adelante aun hasta nuestros días.

     El escéptico Voltaire dijo que la Biblia y la Cristiandad desaparecerían en los próximos cincuenta años.  Este hombre murió y la Biblia siguió adelante, aún más de cincuenta años.  Después de su muerte, la Sociedad Bíblica de Ginebra utilizó la impresora y la casa de Voltaire para imprimir Biblias. El crítico Bernard Ramm dijo: “Las campanadas de la muerte han sonado cien veces para la Biblia, pero se resiste a morir”. Charles F. Kraft dijo lo siguiente: “Claramente, entonces, el Libro del Génesis es una notable combinación de folklore antiguo, tradición, costumbre, y mito”[1] Estos son sólo algunos de los muchos ataques que la Biblia ha recibido a través de los tiempos; sin embargo, la Palabra de Dios continúa adelante.

LA EVIDENCIA ESTABLECE QUE LA BIBLIA NO PUEDE SER DESTRUIDA

Esta verdad la podemos observar a través de las páginas de la Biblia.  Por lo tanto, le animo que observe los siguientes pasajes que establecen la indestructibilidad de la Biblia.

Mateo 24:35 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

I Pedro 1:24-25 “Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba.  La hierba se seca, y la flor se cae; mas la Palabra del Señor permanece para siempre”.

Salmo 119:89 “Para siempre, OH Jehová, permanece tu Palabra en los cielos”.

     Estos y muchos pasajes más muestran a todo hombre la indestructibilidad de las Sagradas Escrituras.  Cada uno de estos pasajes debe fortalecer la fe de cada uno de nosotros.  Ahora, con esto en mente, tomemos tiempo para observar la evidencia interna que comprueba la inspiración de la Biblia.  Al analizar esta información, hagamos planes para tratar de recordar lo más que podamos.  No solamente esto, sino también procure compartir esta información con amigos y familiares.

ATAQUES ADICIONALES EN CONTRA DE LA BIBLIA

Considere los ataques adicionales que la Biblia recibe por parte de Cristianos que deberían de respetarla, en vez de atacarla.

El Cristiano ataca la Biblia…

Cuando no estamos de acuerdo en que se predique la Palabra de Dios. Así es. Lamentablemente en nuestra actualidad existen muchos Cristianos que no están de acuerdo en que la Biblia se enfatice desde los púlpitos. En muchos lugares se enfatiza más el entretenimiento, en vez de la Biblia. En nuestra actualidad se critica severamente a todos aquellos que forran sus sermones con Biblia, pero cuando vienen aquellos que enfatizan fabulas, chistes, anécdotas e ilustraciones largas, a ellos se les alaba por su predicación emocionante y alegre. Sin darse cuenta, cuando un hermano o hermana dicen, “Mucha Biblia en el sermón”, en realidad están diciendo, “Mucha Palabra de Dios en el sermón”. Tales han llegado casi al estado decadente del pueblo de Israel, quienes decían a los profetas, “…no nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras…” (Isaías 30:10). ¡Hermanos, esto no debería de ser así! Se cuenta de un grupo de varones que estaban organizando una reunión de jóvenes. Mientras  trataban con el tema de los posibles oradores, algunos de ellos objetaron a traer hermanos sanos en la fe que usan su Biblia cuando predican. La línea de argumentación de ellos fue traer a alguien que entretuviera a los jóvenes con una exposición emocionante y alegre y no alguien que solamente les predique la Palabra de Dios. Esto es señal de que muchos atacan la Biblia cuando prefieren traer un “payaso” en vez de un predicador del evangelio de Cristo.

Las familias atacan la Biblia…

Cuando ignoramos nuestras Biblias en el hogar. Lamentablemente muchas Biblias no pueden ser localizadas en el hogar. Este es el caso literalmente hablando ya que en ocasiones las Biblias se dejan en el edificio donde la iglesia se reúne, en los carros, o en las casas de los hermanos. En ocasiones se han dejado en el techo de los carros y cuando se llega a casa, la Biblia se ha perdido. Se cuenta de un niño que encontró una Biblia vieja en la sala de la casa. La agarró y la trajo a sus padres para preguntarles si ese Libro era de Dios, para lo cual sus padres respondieron con un enfático sí. El niño respondió a sus padres de la siguiente manera, “si este es el Libro de Dios, entonces por qué no se lo regresamos, comoquiera aquí en la casa no lo leemos”. Así es, esta ilustración básicamente muestra la triste realidad que en nuestra actualidad muchas familias están viviendo. La Biblia no se considera en muchos hogares. ¡Hermanos, esto no debería de ser así!

La sociedad ataca la Biblia…

Cuando se cambian los principios bíblicos con relación al matrimonio. Así es, la sociedad en la que vivimos ha cambiado la Palabra de Dios para encajarla a sus deseos carnales. Por ejemplo, la autoridad bíblica con relación al matrimonio ha sido corrompida de hombre y mujer a hombre y hombre y mujer y mujer. A esta corrupción la Biblia le llama abominación y homosexualismo. El Apóstol Pablo condena las relaciones homosexuales en Romanos 1:18-32; 1 Corintios 6:9-11; Gálatas 5:19-21. Nuestro Señor Jesucristo también condena las relaciones homosexuales cuando explica en Mateo 19:4-6 que en el principio, Dios creó un varón y una hembra para formar el matrimonio, y no hombre con hombre o mujer con mujer. La autoridad bíblica ha sido atacada por aquellos que optan por ignorar lo que la Biblia nos enseña. Esto lo hacen para establecer su propia injusticia. No hace muchos días atrás observaba en el internet cómo un hombre se estaba casando con una perrita en el patio de su casa. Este es el resultado de atacar la autoridad bíblica que Dios ya ha establecido desde el principio de los tiempos. Como familias Cristianas debemos educar a nuestros hijos para que no vayan a estar de acuerdo con las abominaciones que el mundo está practicando. ¡Dios ayude a esta sociedad a regresar a los principios bíblicos de nuestro Padre celestial!

Los padres atacan la Biblia…

Cuando no equipamos a nuestros hijos en el conocimiento de la autoridad bíblica.  Dios nos manda que enseñemos Su Palabra a nuestros hijos (Deuteronomio 6:4-6; Proverbios 22:6; Efesios 6:4). Como padres de familia debemos promover la autoridad bíblica en nuestros hogares y equipar a nuestros hijos contra los ataques del enemigo. Es triste decirlo pero en muchos hogares no hay respeto por parte de los hijos para la autoridad bíblica. ¿Cuáles son las señales o síntomas en el hogar de que no hay respeto hacia la autoridad bíblica? Note lo siguiente:

  1. Cuando los padres y los hijos no llevan sus Biblias al servicio de adoración, esto es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  2. Cuando los padres no enseñan a sus hijos con el ejemplo y con Biblia, esto es otra señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  3. Cuando los hijos cuestionan el por qué no podemos llevar a cabo ciertas acciones que violan principios bíblicos, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  4. Cuando no se utiliza la Biblia como guía para las decisiones en el hogar, esto definitivamente es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  5. Cuando nuestros adultos y jóvenes no pueden defender la Palabra de Dios ante los ataques del mundo, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  6. Cuando a los padres y a los hijos se les hace aburrido los servicios de adoración a nuestro Dios, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.

Recuerde que mientras vivamos en este mundo, nuestros hijos serán educados en escuelas seculares donde muchos atacan la Biblia y el Cristianismo. Como padres de familia debemos equiparles para que estén “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo aquel que demande razón de la esperanza que hay en ellos” (1 Pedro 3:15). Si los preparamos, ellos podrán vencer por medio del conocimiento de la Palabra (1 Juan 2:14; 1 Juan 5:4), y no serán llevados por doquiera de todo viento de doctrina (Efesios 4:14). Un gran porcentaje de nuestros jóvenes abandonan la iglesia después de irse al colegio o a la universidad. Esto sucede porque sus padres de familia no cultivaron en ellos un profundo respeto hacia la autoridad de las Escrituras. Padres, si está leyendo este estudio, usted debe reconocer que esto le puede suceder si no se preocupa por el bienestar espiritual de sus hijos. Una de las maneras de cómo podemos contribuir a la muerte espiritual de nuestros hijos es no equipándolos con el conocimiento de la Palabra de Dios (Oseas 4:6; Isaías 5:13). Recuerde que ella tiene poder para salvar nuestras almas, es decir, cuando dicha Palabra es recibida con mansedumbre (Santiago 1:21; 2 Timoteo 3:15). Habiendo considerado esta información, ahora le invito a que examinemos algunas razones del por qué usted y yo debemos adoptar la Biblia como nuestra única autoridad.

RAZONES DEL POR QUÉ LAS FAMILIAS DEBEN ADOPTAR LA BIBLIA COMO SU ÚNICA AUTORIDAD

Dios, por medio de Su Palabra, nos ha presentado varias razones del por qué usted y yo debemos adoptar la Biblia como nuestra única autoridad. Le animo a que juntos examinemos cada una de estas razones y a la misma vez pongamos en práctica cada una de ellas.

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:20-21; 1 Corintios 2:14; Juan 17:17; Salmo 119:160). Ya hemos considerado brevemente el tema de la inspiración divina. Solamente deseo recalcar que la Biblia, como inspirada por Dios, debe ser el único Libro que usted y yo debemos utilizar para guiar nuestras vidas por el camino correcto. Solamente Dios nos muestra, por medio de Su Palabra, lo qué es correcto y lo qué no lo es. Ella es la única palabra que puede salvar nuestras almas (Santiago 1:21). No hay libro escrito por hombre que tenga el mismo poder que la Biblia tiene. Tanto los padres, madres, esposos, esposas, hijos, hijas, etc., deben aceptar la Biblia como el Libro más valioso que existe en el mundo. El momento que usted y yo reconozcamos muy bien la Palabra inspirada por Dios, entonces en ese momento mostraremos un profundo respeto para con las Sagradas Escrituras. Se cuenta de los eruditos judíos llamados escribas del Antiguo Testamento que cuando ellos iban a escribir las Escrituras del Antiguo Testamento, tales personas tenían que pronunciar  en voz alta cada palabra del texto sagrado que escribían. Ninguna palabra se escribía de memoria.  Tales personas, antes de escribir el nombre de Dios (tetragrammaton) lavaban muy bien la pluma que utilizaban para escribir, y que solamente cierta clase de tinta negra se podía utilizar; Ellos también lavaban muy bien su cuerpo mostrando reverencia ante el nombre de Dios.[2] Esto lo incluyo en esta parte de la lección para que veamos y meditemos en la reverencia que se tenía hacia las Escrituras. Esta es la clase de respeto profundo que debemos tener para con la Biblia. ¿Qué tan importante es para nosotros la Biblia? Si ella es de mucho valor para usted, entonces no habrá problemas en considerarla en nuestras vidas como nuestra única autoridad.

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella es la única que puede guiar nuestras familias en medio de un mundo lleno de maldad (Salmo 119:105). El Espíritu Santo, por medio del salmista David, nos enseña que la Biblia es nuestra lámpara y lumbrera a nuestro camino. Esto significa algo muy grande que en la mayor parte de las veces no le prestamos atención. La Biblia es la única lámpara que puede guiar a toda la familia por el sendero de la vida eterna. ¿Ha estado usted alguna vez dentro de un bosque obscuro? ¿Qué pasaría si usted se encuentra en la obscuridad y no tiene una lámpara para guiar sus pasos? La respuesta es obvia, usted caerá sin duda alguna. La lámpara es esencial para no perdernos y evitar el tropezar en la obscuridad. Hermanos, la Biblia es nuestra lámpara y como tal, ella puede guiar nuestras familias por el camino correcto. Cuando la familia desecha la Biblia, desecha también la lámpara que puede guiarle a través de la obscuridad. En nuestra sociedad tenemos algunas familias completamente entregadas a la violencia doméstica, abuso infantil, drogas, alcohol, inmoralidad sexual y desenfreno en las prácticas pecaminosas. Una de las razones principales por las cuales esto ha sucedido es porque la sociedad ha rehusado utilizar la lámpara que Dios ha hecho disponible para salir del mundo lleno de obscuridad y no tropezar. En este mundo de obscuridad, el dios de este siglo les ha cegado el entendimiento para que la luz del evangelio no les alumbre (2 Corintios 4:4). Por lo tanto, hago un llamado a que siempre usemos la lámpara que Dios nos ha dado. Les animo a que nunca rehusemos usarla en nuestra familia. Recordemos que la Biblia es la única solución al problema del pecado (Salmo 119:9, 11; Mateo 4:1-11). La Biblia es la única autoridad que puede ayudarnos a no ser destruidos (Oseas 4:6; Isaías 5:13).

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella tiene el poder para proveer los consejos necesarios para lograr el éxito en la familia. Aunque usted no lo crea, la Biblia, este libro que ha estado alrededor por muchos años y que la gente considera anticuado y viejo, todavía tiene poder para producir familias exitosas. Dios por medio de Su Palabra nos dice que el matrimonio puede tener éxito si tan solamente sigue los consejos que Él nos da por medio de Su Palabra. Como ya lo he mencionado, la Biblia es el manual que Dios nos ha dado para saber cómo lograr el éxito que Él desea que logremos. Por ejemplo, a los matrimonios les ha dado varios consejos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento para lograr el éxito como esposos y esposas. Note algunos de esos consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra:

Consejos:

  1. La mujer es una ayuda idónea para el hombre (Génesis 2:18).
  2. Dios creó al hombre y a la mujer para que vivan juntos como esposos y esposas (Génesis 2:1-24).
  3. El hombre es la cabeza de la mujer (Efesios 5:23-24).
  4. El hombre debe amar a su mujer como Cristo amó a la iglesia (Efesios 5:25-27).
  5. El hombre y la mujer deben aprender a tener su propio conyugue (1 Corintios 7:1-2; 1 Tesalonicenses 4:4).
  6. El hombre y la mujer deben gozarse del uno para con el otro (Eclesiastés 9:9).
  7. El hombre debe reconocer que si halla esposa, halla el bien (Proverbios 18:22).
  8. La mujer debe respetar a su marido (Efesios 5:33).
  9. El marido debe evitar el ser áspero con su esposa (Colosenses 3:19).
  10. La mujer debe sujetarse al marido (Efesios 5:22-24).
  11. La cabeza del hogar debe proveer para los suyos (1 Timoteo 5:8).

Todo matrimonio que ponga en práctica estos consejos divinos  gozará del éxito que Dios tiene preparado para los que guardan Sus mandamientos. Ahora, con relación a los padres y a los hijos, Dios también provee varios consejos que deben ser seguidos por todos los que desean que sus hogares tengan éxito. Examinemos cada uno de los consejos tanto para padres como hijos.

  1. Los padres deben educar a sus hijos en el conocimiento de la Palabra de Dios (Deuteronomio 6:4-6; Proverbios 22:6).
  2. Los padres deben criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6:4; Proverbios 13:24; 23:13-14).
  3. Los hijos deben ser obedientes a sus padres (Efesios 6:1-3).
  4. Los hijos deben escuchar a sus padres y no olvidarse de su madre cuando fuere vieja (Proverbios 23:22).
  5. Los hijos deben recordar que un día darán cuenta a Dios de sus acciones (Eclesiastés 11:9-10).
  6. Los jóvenes deben acordarse de su Creador en los días de su juventud (Eclesiastés 12:1).
  7. Los hijos deben ser ejemplo en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza (1 Timoteo 4:12; Tito 2:6-8).

 

Hago un llamado a todos los padres de familia e hijos para que juntos meditemos en estos consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra. Si seguimos estos consejos, estoy más que seguro que podremos hacer la diferencia en el mundo donde vivimos (cf. Josué 1:8-9; Santiago 1:25; Lucas 11:28). Estoy seguro que muchas familias serán impactadas positivamente por medio de nuestro ejemplo.

Finalmente, les invito a reflexionar en las hermosas bendiciones que como familia podemos gozar cuando adaptamos la Biblia como nuestra única autoridad.

BENDICIONES DE TENER FAMILIAS QUE ADAPTAN LA BIBLIA COMO SU ÚNICA AUTORIDAD

Todo lo que tenga que ver con obediencia a la Palabra de Dios produce bendiciones; de esto no hay duda alguna ya que la Biblia es lo que nos dice. A continuación algunas bendiciones que podemos gozar cuando la Biblia es nuestra única autoridad en el hogar.

Tendremos familias que harán la diferencia en la sociedad en la que vivimos (Mateo 5:16; Filipenses 2:15-16). Cuando la Biblia es adaptada en nuestras familias como la única autoridad, entonces esto significa que no tendremos jóvenes entregados a las drogas, a la inmoralidad sexual y a los pecados que abundan en este mundo. Tampoco tendremos madres que mal-aconsejan a sus hijos, como lo hizo Atalía (2 Crónicas 22:3-4). En cierta ocasión un hijo adolescente le dijo a su madre que quería estudiar para predicador, a lo cual su madre le desanimo diciéndole que no quería que su hijo fuese un “don nadie”. Ella le dijo que tenía que apoderarse de una carrera primero para no ser un “don nadie”. Esto es triste hermanos ya que Dios desea más predicadores en Su viña, pero lamentablemente, muchos no comparten el mismo pensamiento con Dios, como es el caso con esta madre. Cuando la Biblia es nuestra única autoridad en el hogar, entonces no habrá padres que practiquen la violencia doméstica y que descuiden a su familia como lo hace un incrédulo. Una influencia positiva e impactante prevalecerá en el hogar de tal manera que el mundo podrá ver la diferencia en nuestras vidas. Ellos verán que como familia no nos envolvemos en los placeres temporales del pecado (Hebreos 11:25). Ellos verán familias que practican la santidad en sus vidas (1 Pedro 1:14-16; Hebreos 12:14). Hermanos, juntos haremos la diferencia en la sociedad en la que vivimos. Le invito a observar el impacto que las familias cristianas pueden tener en la sociedad en la que vivimos.  La siguiente lista ha sido presentada por nuestro hermano Garland Elkins:[3]

  1. Las familias cristianas influenciarán la sociedad por medio de una vocación de acuerdo a la voluntad de Dios (Génesis 3:19; 2 Tesalonicenses 3:10; Efesios 4:28).
  2. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando la diferencia en la educación cristiana en el hogar, la escuela y la iglesia (Lucas 2:52; 1 Pedro 2:21).
  3. El hogar Cristiano influenciará la sociedad por medio de la clase de compañías con las cuales decide asociarse (1 Corintios 15:33; 1 Tesalonicenses 5:22).
  4. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando que todo lo que hace lo hace para agradar a Cristo (2 Corintios 5:9; Mateo 12:30; 6:24).
  5. El hogar Cristiano puede influenciar la sociedad ayudándoles por medio de un excelente ejemplo (Mateo 5:14-16; Filipenses 1:27).
  6. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando que el carácter Cristiano es de gran valor (Filipenses 3:13, 14).
  7. El hogar Cristiano influenciará la sociedad por medio de la verdad.
  8. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando cómo enfrentar la vida (Filipenses 4:11; Romanos 8:28).
  9. El hogar Cristiano influenciará la sociedad dando siempre lo mejor de él (Eclesiastés 12:13, 14; 1 Timoteo 6:19).
  10. El hogar Cristiano influenciará la sociedad, influenciando a los hijos dentro de ese hogar Cristiano.

Tendremos familias que serán una gran bendición a la iglesia de Cristo. Así es mis hermanos. Cuando la Biblia es adaptada como nuestra única autoridad, lo único que vamos hacer es reconocer a Dios en todos nuestros caminos (Proverbios 3:6); y, haremos todo conforme a la voluntad de Dios (cf. Génesis 6:22). Esto envuelve grandes implicaciones. Por ejemplo, aquellas familias que poseen un profundo respeto hacia la autoridad bíblica se preocuparán, como ya muchos lo han hecho, por la organización bíblica de la iglesia. Tendremos jóvenes que desde una temprana edad comenzarán a pensar y a desear en ser ancianos, diáconos y predicadores de la iglesia de Cristo en un cercano futuro. En lo personal he notado cómo familias piadosas anhelan contribuir a la organización bíblica de la iglesia por la cual Cristo dio Su vida en la cruz. Todas las familias que adaptan la Biblia como su única autoridad procurarán ser activos en la obra del Señor y todo esto será de gran bendición a la iglesia. La única manera de tener Cristianos trabajadores y diligentes en la obra del Señor es respetando las Escrituras. El respeto a ellas nos llevará hasta el punto de reflexionar en lo que ella nos enseña con respecto a lo que la iglesia necesita de cada uno de nosotros. Recordemos que una de las metáforas que se utiliza para describir la iglesia es el término, “Familia de Dios” (Efesios 2:19). La familia de Dios será fortalecida por medio de hogares donde la Biblia ha sido adaptada como la única autoridad. La iglesia experimentará una atmósfera y ambiente de paz y amor cuando todos se preocupan por seguir la Biblia como su única autoridad. Esto, hermanos, es una gran bendición en la iglesia.

            Le invito a meditar en las maneras de cómo las familias que han adaptado la Biblia como única autoridad pueden ser una gran bendición a la iglesia de Cristo. Los siguientes consejos fueron impartidos por nuestro hermano Wendell Winkler:[4]

  1. El hogar Cristiano puede inculcar en los miembros de su familia actitudes básicas y necesarias en cuanto al respeto a la autoridad bíblica (Josué 24:15; Colosenses 3:17).
  2. El hogar Cristiano puede enseñar y enfatizar la disciplina (1 Corintios 5:1ss; 2 Tesalonicenses 3:6; Proverbios 13:24; 19:18; 29:15, 17; 22:15).
  3. El hogar Cristiano puede establecer y mantener prioridades adecuadas (Éxodo 20:3-6; Mateo 22:37; 6:33).
  4. El hogar Cristiano puede desarrollar una actitud de respeto para aquellos que poseen capacidades especiales en la iglesia del Señor (1 Tesalonicenses 5:12-13).
  5. El hogar Cristiano puede desarrollar amor y respeto hacia la iglesia (Hebreos 10:24).
  6. El hogar Cristiano puede desarrollar conceptos básicos sobre temas fundamentales como la administración (1 Corintios 4:1-2).
  7. El hogar Cristiano puede cultivar un aprecio profundo por una adoración aceptable a Dios (Juan 4:23-24).
  8. El hogar Cristiano puede cultivar grandes estándares de moral (1 Juan 2:15-17; Santiago 4:4; Mateo 5:20).
  9. El hogar Cristiano puede motivar y equipar a nuestros hijos para un servicio de tiempo completo en el reino de Dios (1 Samuel 1; 2 Timoteo 3:14-15).

No hay duda alguna de que las familias fieles pueden ser una gran bendición en la iglesia de Cristo. Así que, manos a la obra y trabajemos arduamente por poner en práctica los consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra.

CONCLUSIÓN

En esta lección hemos observado varios puntos principales relacionados al tema bajo consideración. Es mi oración que como familias Cristianas nos esforcemos siempre por adaptar la Biblia como nuestra única autoridad, ya que esta es la única manera de poder hacer la diferencia en la sociedad en la que vivimos. También es la única manera de cómo sobrevivir en un mundo lleno de maldad. ¡Qué Dios nos dé siempre de Su sabiduría e inteligencia para cultivar ese profundo respeto y reverencia hacia Su Palabra!

Resumen de los puntos presentados:

  1. Objetivos de nuestra lección
  2. Entendiendo el término “Biblia”
  3. Entendiendo la frase “Única autoridad”
  4. Ataques en contra de la Biblia
  5. Razones del por qué adaptar la Biblia como única autoridad
  6. Bendiciones gozadas

REFERENCIAS:

Sain, Paul. The Christian Home: Eight Annual Truth In Love Lectureship (Pulaski, TN: Sain Publications, 1998).

Otey, Melvin L. Affirming Our Faith in the Scriptures: The Integrity of the Old Testament’s Transmission, Lesson # 11, p. 18 (Jacksonville, FL: The Gospel Journal, Vol. 15, No. 11, Nov. 2014, Lessons to Live By, Part 2).

Elkins, Garland.  A Christian Home “Exalteth a Nation” (The Spiritual Sword, Vol. 15, April 1984, No. 3, ed. Thomas B. Warren, Theme: “Great Families”), 43-45.

Faulkner, Paul & Brecheen Carl. What Every Family Needs: Whatever Happened to Mom, Dad & the Kids? (Nashville, TN: Gospel Advocate Co., 1994).

Howard, V. E. Broken Homes and Handicapped Children (West Monroe, Louisiana: Central Printers and Publishers, 1972).

Reina Valera Revisada (1960) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).

Taylor, Robert Jr. Jesus Christ: The Hope of the Home (Ripley, TN: Taylor Publications, 1991).

Warren, Thomas B. Marriage Is For Those Who Love God And One Another (Jonesboro, AR: National Christian Press, Inc., 1962).

Wilmeth, P.D. The Christian Home (Dallas, TX: P.D. Wilmeth, 1955).

Winkler, Wendell. The Church and The Home (Fort Worth, TX: The Manney Company. The Christian Home: Fort Worth Christian College Lectures, Director Robert D. Bankers, 1972), 164.

[1] Kraft, Génesis, páginas 11, 12

[2] Melvin L. Otey, Affirming Our Faith in the Scriptures: The Integrity of the Old Testament’s Transmission, Lesson # 11, p. 18 (Jacksonville, FL: The Gospel Journal, Vol. 15, No. 11, Nov. 2014, Lessons to Live By, Part 2).

[3] Garland Elkins, A Christian Home “Exalteth a Nation” (The Spiritual Sword, Vol. 15, April 1984, No. 3, ed. Thomas B. Warren, Theme: “Great Families”), 43-45.

[4] Wendell Winkler, The Church and The Home (Fort Worth, TX: The Manney Company. The Christian Home: Fort Worth Christian College Lectures, Director Robert D. Bankers, 1972), 164.

La necesidad del estudio y meditación de la Palabra de Dios

Estudio de la BibliaLA NECESIDAD DEL ESTUDIO Y LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS  por Willie A. Alvarenga

INTRODUCCIÓN

Gracias le damos a Dios por Su santa y divina Palabra. Solamente póngase a pensar si usted y yo no tuviésemos la Biblia para guiar nuestro camino en este mundo lleno de maldad. Sin duda alguna nuestras vidas serian un total embrollo. Sin embargo, por la infinita misericordia y gracia de Dios, usted y yo ahora contamos con la Palabra profética más segura a la cual hacemos bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro (2 Pedro 1:19).

El propósito principal de esta lección es presentarles información vital que nos ayude a entender lo importante que es estudiar y meditar en el texto Sagrado de Dios. Deseo motivar a la iglesia del Señor a ser estudiantes diligentes de la Biblia (2 Timoteo 2:15), pero a la misma vez, motivarles a meditar y reflexionar profundamente en los decretos de Dios, los cuales alimentan nuestro ser interior.

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CON LA PALABRA DE DIOS?

Cuando hablamos de la Biblia nos estamos refiriendo a la Palabra inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17). Esta palabra no tiene errores ni contradicciones. Esta palabra fue escrita por aproximadamente 40 autores los cuales escribieron este mensaje en un periodo de 1,600 años, siendo guiados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:20-21).

La Biblia es un libro especial y único ya que no existe libro igual que la Biblia. Este libro ha sido atacado a través de los años por muchos hombres quienes han querido deshacerse de la Palabra de Dios (Jeremías 36:1ss). Sin embargo, este libro inspirado ha sobrevivido a todos estos ataques, y continua siendo de gran utilidad espiritual para todos los que la leen y ejecutan la voluntad de Dios. La Biblia tiene poder para salvar nuestras almas (Santiago 1:21), tiene poder para prepararnos para toda buena obra (2 Timoteo 3:17), tiene el potencial para alimentarnos adecuadamente (1 Pedro 2:2), tiene el poder para asistirnos a vencer las tentaciones (Salmo 119:9, 11; cf. Mateo 4:1-12), tiene poder para producir felicidad a nuestras vidas (Jeremías 15:16). Así que, como podemos contemplar, la Biblia es un libro especial y como ella no hay otro libro. Ahora analicemos el mandato divino de estudiar la Biblia.

ESTUDIAR LA BIBLIA ES UN IMPERATIVO DIVINO DE PARTE DE DIOS

Ningún estudiante diligente de la Biblia puede pasar tiempo leyendo las Escrituras y no darse cuenta de que Dios manda que estudiemos Su Palabra. Estudiar la Biblia mi estimado lector no es una opción entre muchas, sino un mandamiento divino de parte del Creador de los cielos y la tierra. Los siguientes pasajes son dados por Dios para que aprendamos que el estudiar la Biblia no es una opción, sino un mandamiento. El apóstol Pedro en su segunda carta manda a los Cristianos a crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo (2 Pedro 3:18). El apóstol Pablo manda a Timoteo a que se presente delante de Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse y que usa bien la Palabra de verdad (2 Timoteo 2:15). El apóstol Pablo, escribiendo a la iglesia en Colosa, les exhorta a que la Palabra de Cristo more en abundancia en sus corazones (Colosenses 3:16; cf. Colosenses 1:10).

La pregunta que debemos hacernos es, ¿Por qué demanda Dios que estudiemos Su Palabra? Un estudio cuidadoso del Antiguo y Nuevo Testamento revelan las razones divinas por las cuales usted y yo debemos dedicar mucho tiempo al estudio de la Palabra de Dios. Por esto mi amado hermano le animo que por favor examine cuidadosamente las siguientes razones por las cuales usted y yo debemos tomar en serio el estudio de la Biblia.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para evitar el ser destruido (Oseas 4:6). El pueblo de Dios en el Antiguo Testamento fue destruido por que rechazaron el conocimiento de la Palabra de Dios. La Biblia dice que el pueblo fue llevado en cautiverio por la falta de conocimiento de la Palabra de Dios (Isaías 5:13). La Biblia dice que Satanás anda alrededor como león rugiente buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Si usted y yo no crecemos en el conocimiento de la Biblia, Satanás tendrá éxito devorándonos.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para vencer las tentaciones de Satanás (Salmo 119:9, 11; Mateo 4:1-12). La única manera de cómo podemos vencer al enemigo es por medio de las Escrituras las cuales son descritas como “la espada del Espíritu” (Efesios 6:17). Jesucristo pudo triunfar sobre las tentaciones del enemigo por medio del conocimiento de la Palabra de Dios (Mateo 4:4, 7, 10). Si el Cristiano ha de vencer las tentaciones del enemigo, el tal debe utilizar la espada que Dios le ha dado en las Escrituras. El campo de batalla del enemigo es nuestra mente. Por esta razón es imperativo que guardemos nuestro corazón (Proverbios 4:23), y que lo llenemos de la Palabra de Dios (Colosenses 3:16).

El Cristiano debe estudiar la Biblia para conocer más y más a la Deidad (Juan 17:3). Dios desea que usted y yo le conozcamos más y más cada día. La única manera de cómo usted y yo podemos conocer más acerca de Dios, Jesús y el Espíritu Santo es por medio de la revelación que nos ha sido dada por medio de las Escrituras inspiradas por Dios. Es triste decirlo, pero muchos en nuestra actualidad conocen más acerca de los artistas de música y televisión que de Cristo Jesús. Conocen más del mundo que de los apóstoles. ¿Cuántos de nosotros estamos preparados para presentar una defensa lógica y clara de la Deidad de Cristo, la existencia de Dios, la inspiración de las Escrituras y la obra del Espíritu Santo? La única manera de poder estar preparados para presentar una defensa adecuada es por medio del estudio diligente de la Palabra de Dios.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para estar muy bien preparado para enseñar el Evangelio a toda criatura (Marcos 16:15; Mateo 28:18-19). Una de las razones por las cuales muchos miembros del cuerpo de Cristo no salen a tocar puertas o se atreven a evangelizar es porque no están adecuadamente preparados para impartir de una manera lógica las buenas nuevas de salvación. Felipe el evangelista del cual leemos en Hechos 8 estaba muy preparado para impartir el Evangelio de Cristo a los samaritanos y al etíope eunuco. Hechos 8:35 dice que iniciando desde esa Escritura le anunció el Evangelio de Cristo. Usted y yo debemos estar siempre preparados para enseñar el evangelio a todo el mundo (1 Pedro 3:15).

El destino eterno de las almas depende mucho de nuestra habilidad para presentar las buenas de salvación de una manera lógica y sencilla. Si usted no toma en serio el estudio de la Biblia entonces no podrá predicar el Evangelio de una manera clara. Así que, le animo a que por favor tomemos en serio el conocimiento de la Palabra de Dios.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para ser de gran provecho a la iglesia del Señor (Hechos 18:27). Todo Cristiano que toma en serio el imperativo divino de crecer en el conocimiento de las Escrituras será de gran provecho para la iglesia del Señor. En la cita de Hechos 18:27 leemos acerca del personaje llamado Apolos. Según lo que Lucas nos dice, este hombre era elocuente y poderoso en las Escrituras. De todas las cosas buenas que leemos de él, una de las que me llama mucho la atención es lo que dice el verso 27, “Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído”. Apolos vino a ser de gran servicio para la iglesia del Señor. El conocimiento que había adquirido le asistió en gran manera a ser de provecho para los hermanos en Cristo. No solamente esto, sino que también pudo defender la fe ante aquellos que no creían en Cristo (18:28).

Los Cristianos que crecen en el conocimiento de la Palabra de Dios estarán preparados para ser de gran provecho a la hermandad. ¿En qué sentido? Bueno, en primer lugar, tales hermanos estarán preparados para impartir clases a los niños, jóvenes y adultos. Los varones estarán preparados para predicar sermones cuando el predicador esté fuera de la ciudad. Hermanos estarán listos para defender la fe ante aquellos que son incrédulos. El conocimiento de la Palabra de Dios capacitará a los miembros para que sean hermanos de madurez espiritual. La falta de conocimiento y madurez espiritual impide que la iglesia cuente con hermanos capacitados para impartir clases, para evangelizar, y para servir en el reino de Cristo. Así que, le animo a que juntos nos esforcemos por ser de gran beneficio espiritual para la iglesia por la cual Cristo dio Su vida en la cruz del Calvario.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para conocerla desde Génesis hasta Apocalipsis. Esto significa que usted y yo debemos estar muy bien educados en el Antiguo y Nuevo Testamento. ¿Qué tanto conocemos el Antiguo Testamento? Si le pidieran hablar 30 minutos o una hora sobre el Nuevo Testamento, ¿Qué es lo que diría? ¿Conoce usted los pasajes que muestran que ya no estamos bajo la ley de Moisés (Antiguo Testamento)? Si usted toma tiempo para leer toda la Biblia, esto le ayudará a estar muy bien familiarizado con el Antiguo y Nuevo Testamento. Muchos Cristianos de nuestra actualidad dedican aproximadamente 15 horas viendo novelas en la televisión y otras horas más viendo noticias o mini series. Se dice que se toma aproximadamente 11 horas y 38 minutos para leer todo el Nuevo Testamento. Algunos Cristianos dedican más tiempo para otras cosas, que para leer la Biblia. A continuación presento la cantidad aproximada de tiempo que se tomaría para leer todo el Nuevo Testamento:

Mateo ………………… 1 hora y 30 minutos

Marcos ……………….. 50 minutos

Lucas ………………….. 1 hora y 30 minutos

Juan ……………………. 1 hora y 10 minutos

Hechos ……………….. 1 hora y 30 minutos

Romanos …………………… 30 minutos

1 Corintios ………………… 30 minutos

2 Corintios …………………..30 minutos

Gálatas ………………………. 15 minutos

Efesios ……………………….. 15 minutos

Filipenses …………………… 10 minutos

Colosenses …………………. 10 minutos

1 Tesalonicenses ………… 10 minutos

2 Tesalonicenses …………. 5 minutos

1 Timoteo ………………….. 10 minutos

2 Timoteo ………………….. 10 minutos

Tito …………………………….. 4 minutos

Filemón ………………………. 2 minutos

Hebreos …………………….. 10 minutos

Santiago …………………….. 10 minutos

1 Pedro ……………………… 10 minutos

2 Pedro ……………………… 10 minutos

1 Juan ………………………… 10 minutos

2 Juan ………………………….. 2 minutos

3 Juan ………………………….. 2 minutos

Judas …………………………… 3 minutos

Apocalipsis ………………… 50 minutos

También se sugiere que si una persona lee 3 capítulos por día, 77 por mes, podría leer todo el Antiguo Testamento en un año, ya que el Antiguo Testamento contiene 929 capítulos. El Nuevo Testamento contiene 260 capítulos; si la persona lee 8 o 9 capítulos por día, podría leer todo el Nuevo Testamento en un mes. Todo esto se puede lograr si tan solamente consideramos el estudio de la Biblia de una manera seria y sistemática.

Hermanos, estudiar la Biblia no es una opción, sino un imperativo divino de parte de Dios. Él sabe porque desea que estudiemos Su Palabra. Las razones ya mencionadas deberían de motivar a los Cristianos a ser estudiantes diligentes de la Biblia.

DIOS NOS MANDA A MEDITAR EN SU PALABRA

Hermanos, existe una gran diferencia entre estudiar la Biblia y meditar en la Biblia. Usted y yo estudiamos la Biblia para preparar una clase bíblica o un sermón. Estudiamos la Biblia para estar siempre preparados para presentar defensa ante todo aquel que demande razón de la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15). Estudiamos la Biblia para prepararnos para predicar el Evangelio de Cristo con los perdidos (Marcos 16:15; Mateo 28:18-20). Estudiamos para aumentar nuestro conocimiento de las Escrituras (2 Pedro 3:18; Colosenses 3:16). Sin embargo, existe otro punto importante que debemos considerar, y este es, la meditación de la Palabra de Dios. Así que, con esto en mente, analicemos el punto de la meditación y cómo ella puede ser de gran beneficio espiritual para nuestra alma.

EL TÉRMINO “MEDITAR”

            La meditación de la Palabra de Dios va más allá de un simple estudio o lectura de la Biblia. Según los diccionarios, la palabra “meditar” procede del latín meditatio y hace referencia a la acción y efecto de meditar (enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo). El concepto está asociado a la concentración y a la reflexión profunda.[1] Esta definición nos ayuda a entender que la meditación de la Palabra de Dios tiene que ver con una reflexión profunda de lo que se considera. Usted y yo debemos reflexionar en lo que Dios nos dice por medio de Su Palabra.

Le invito a que consideremos las siguientes razones por las cuales usted y yo debemos meditar profundamente en las Escrituras y luego examinaremos algunos principios prácticos de cómo lograr una meditación eficaz.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A APRECIAR MÁS Y MÁS SU PALABRA

El salmista David dijo, “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación” (Salmo 119:97). Cuando meditamos profundamente en lo que Dios desea para nosotros por medio de Su Palabra, esto nos llevará a tener un profundo amor por Su Ley. Cuando el estudiante diligente toma tiempo para meditar en las Sagradas Escrituras, esto le ayudará a gozarse en gran manera en lo que Dios nos dice por medio de Su Palabra. El salmista David también dijo que el varón bienaventurado es aquel que encuentra delicia en la Ley de Jehová, y en dicha Ley medita de día y de noche (Salmo 1:1-2). El salmista David, y muchos personajes del Antiguo y Nuevo Testamento apreciaron en gran manera la Palabra de Dios porque ellos tomaban el tiempo para meditar, y no solamente para leer las Escrituras. El meditar profundamente en el mensaje divino del Creador de los cielos y la tierra nos puede ayudar a usted y a mí a que apreciemos en gran manera la Palabra inspirada por Dios. Muchos en la actualidad no aprecian el mensaje de Dios porque simplemente leen la Biblia, pero no meditan, no reflexionan en lo que Dios dice. Hermanos, dediquemos tiempo para profundizar en lo que nuestro Padre celestial desea comunicarnos. Existen hermosas y sublimes verdades que el estudiante diligente de Biblia puede descubrir cuando toma tiempo para meditar en la Palabra de Dios. No recuerdo cuántas veces he meditado en la Palabra de Dios para encontrar grandes verdades reveladas en ellas. Varias han sido las ocasiones cuando he descubierto una verdad que con una simple lectura de la Biblia no había podido descubrir. Es por ello entonces que es importante meditar cuidadosamente en el mensaje de Dios. Recuerde, entre más medita en la Ley de Dios, más verdades encontrará. Tales verdades serán de gran bendición para su alma.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A RECORDAR MEJOR EL MENSAJE DE DIOS

Así es mis amados hermanos. Cuando usted y yo meditamos cuidadosamente en el mensaje de Dios, esto nos ayudará a recordar mejor el mensaje de Dios y no lo olvidaremos. El salmista David dijo, “En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Me regocijaré en tus estatutos; no me olvidaré de tus palabras” (Salmo 119:15-16). Cuando la Palabra de Dios se examina cuidadosamente no se olvida. ¿Por qué? Porque en ella se medita de día y de noche, es decir, todos los días de nuestras vidas. ¿Desea usted nunca olvidar la Ley de Dios? Si este es el caso, entonces le animo a que medite profundamente en la Ley de Dios y permita que ésta more en abundancia en su corazón (Colosenses 3:16). Recuerde que entre más recuerde la Palabra de Dios, mejor preparado estará para compartirla con otros.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A ALIMENTAR NUESTRO SER INTERIOR

No existe mejor alimento para nuestra alma que la Palabra de Dios. Ella es presentada como nuestro alimento espiritual, “Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor” (1 Pedro 2:2-3). La palabra “desead” viene del griego EPIPOTHEO, lo cual significa: anhelar ardiente, profunda o intensivamente.[2] Cuando el Cristiano anhela profundamente la Palabra de Dios, no simplemente la leerá, sino que recapacitará profundamente en el mensaje que la Biblia contiene para él o ella.

Cuando nos alimentamos adecuadamente con la Palabra de Dios, esto nos ayudará a estar mejor preparados para ser maestros de la Palabra. Esto fue lo que el escritor a los Hebreos nos dijo (Hebreos 5:11-14). Nuestro alimento debe ser siempre el llevar a cabo la voluntad de Dios, y ésta nunca la conoceremos sino meditamos profundamente en las Escrituras (Juan 4:34).

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A TENER MÁS REVERENCIA PARA CON NUESTRO PADRE CELESTIAL

Esta declaración es 100% válida. Entre más meditamos en quién es Dios y qué es lo que Él desea de nosotros, mejor preparado estaremos para apreciar, amar, respetar y reverenciar a nuestro Dios, ya que Él es digno de loor, gloria, honor y alabanza. La meditación de la Palabra de Dios con relación a los actos de adoración nos ayudará a llevarlos a cabo con más reverencia. Cuando entendemos muy bien delante de quien estamos cuando adoramos a Dios, esto ayudará para que tengamos reverencia hacia Dios. El meditar en la predicación de la Palabra de Dios ayudará al oyente a tener una mejor estimación por el mensaje de Dios.

En lo personal me temo que muchos Cristianos no han dedicado tiempo al estudio profundo de quién es Dios. Estoy convencido de que si usted y yo estudiaremos profundamente los atributos de Dios, Su santidad, soberanía, etc., esto resultaría en una mejor apreciación de quién es nuestro Padre celestial. Cuando el Cristiano medita en la importancia de la reverencia a Dios, esto le ayudará a tomar mejores decisiones respecto a su vestimenta, actitud, y todo lo que pueda mostrar reverencia a Dios. ¿Cuántos de nosotros hemos tomado tiempo para meditar en lo que Hebreos 12:28 dice, “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”. Usted y yo debemos recordar que cuando venimos delante de Dios, venimos delante de la presencia del Gran Rey, quien merece honra, gloria, reverencia y honor.

Por lo tanto, la razón por la cual muchos Cristianos no muestran reverencia a Dios en la adoración es porque no han meditado profundamente en lo que significa adorar al Creador de los cielos y de la tierra. Daniel fue un personaje del Antiguo Testamento que respetaba y reverenciaba a Dios. Por esta razón propuso mantenerse limpio delante de Él y siempre le dio la honra y la gloria (Daniel 1:8; 2:19-23). ¡Oh, cuánto necesitamos esta actitud en nuestra actualidad!

PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA MEDITAR EN LA PALABRA DE DIOS

La meditación no es algo que se puede lograr de una manera apresurada. El estudiante de Biblia debe tener una actitud adecuada para lograr entender lo que Dios desea comunicarnos por medio de Su Palabra. Es por ello que le recomiendo considere los siguientes principios para una mejor meditación de la Palabra de Dios.

Principios para meditar en la Palabra de Dios:

  1. Procure antes de leer y meditar en la Biblia ir a Dios en oración para que le dé gracias por Su Palabra y para pedirle que le conceda tener una actitud digna para con Su mensaje. Nunca olvide ir a Dios en oración antes de estudiar y meditar en las Escrituras.
  2. Dedique tiempo durante la semana para meditar y reflexionar en lo que Dios desea comunicarle por medio de la Biblia.
  3. Si es posible, levántese temprano por las mañanas para dedicar tiempo a la meditación de las Escrituras.
  4. Procure encontrar un lugar en su casa donde no existan distracciones mientras estudia en la Palabra. Se dice que el cuarto de estudio de Alejandro Campbell, un personaje reconocido del periodo de la restauración, no tenía ventanas alrededor, sino más bien, las ventanas estaban en la parte de arriba del cuarto de estudio. Él decía que las ventanas eran como una distracción y que la luz provenía de la parte de arriba y no de los lados. En este cuarto de estudio dedicó muchas horas al estudio, meditación y memorización de la Biblia.
  5. Cuando medite en el mensaje de la Biblia, procure no hacerlo para una clase bíblica, o sermón, sino más bien, para su crecimiento, y alimentación espiritual. Ya habrá tiempo para preparar un sermón o clase, pero cuando medite en la Palabra, hágalo para su beneficio espiritual.
  6. Examine cuidadosamente el mensaje que está leyendo, y si es posible, lea el pasaje varias veces mientras va descubriendo esas perlas que serán de gran provecho para su alma. Dichas perlas no podrán ser observadas/encontradas hasta que no haya meditado profundamente en el mensaje de Dios.
  7. Mientras medita en las Escrituras, procure gozarse en el mensaje que Dios le está comunicando a usted. Piense en cómo ese mensaje se le dijo a aquellos personajes piadosos de la Biblia, y cómo ahora se le está comunicando a usted.
  8. Medite en el mensaje que Dios le comunica y reflexione en cómo usted lo debe aplicar a su diario vivir. Pregúntese a sí mismo si usted está poniendo en práctica el mensaje que está leyendo. Recuerde que la Biblia nos fue dada, no solamente para nuestra información, sino también para nuestra transformación. Por lo tanto, después de meditar en el mensaje que Dios le ha comunicado, ahora procure a lo máximo ponerlo en práctica ese mismo día, y todos los días de su vida.
  9. Procure compartir con amigos y familiares las hermosas verdades que ha logrado descubrir al meditar en la Palabra de Dios.
  10. Recuerde los grandes beneficios espirituales que usted va a recibir cuando dedica tiempo a la meditación de la Palabra de Dios. Estos beneficios le mantendrán motivado todos los días de su vida.

CONCLUSIÓN

Hermanos, Dios desea que escuchemos Su Palabra (Oseas 4:1), y que dejemos que Sus Palabras se penetren en nuestros oídos (Lucas 9:44). Por lo tanto, les animo a que por favor dediquemos más tiempo al estudio y meditación de la Palabra de Dios. Esta es una manera digna de darle la honra y la gloria a Dios. Es mi oración que por medio de esta lección usted y yo hayamos sido motivados a tener una mejor actitud para con las Sagradas Escrituras. Dios sea quien nos ayude a tener más hambre y sed de justicia (Mateo 5:6). A continuación le recomiendo los siguientes libros para su crecimiento espiritual:

Alvarenga, Willie A. Manejando con Precisión la Palabra de Verdad: Un Estudio Práctico Sobre los Principios de la Interpretación Bíblica (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2013).

Alvarenga, Willie A. Creciendo en la Doctrina: Una Compilación de Textos y Temas para la Memorización de la Palabra de Dios (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Alvarenga, Willie A. Razonando Correctamente: Un Estudio Básico Sobre el Uso de la Lógica para Estudiar la Biblia (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2013).

Alvarenga, Willie A. Textos Difíciles de la Biblia Explicados: Una Exégesis Breve de Textos Difíciles (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Alvarenga, Willie A. Un Manual de Estudio Sobre la Deidad: Un Estudio Básico Sobre las Tres Personas de la Deidad (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 681 4543; 268 3222

walvarenga@btsop.com

www.regresandoalabiblia.com

www.alvarengapublications.com

www.btsop.com
REFERENCIAS:

[1] Definición de meditación – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/meditacion/#ixzz47cjzMuew

[2]  Johannes P. Louw and Eugene Albert Nida, Greek-English Lexicon of the New Testament: Based on Semantic Domains, electronic ed. of the 2nd edition. (New York: United Bible Societies, 1996). 290.

Contribuyendo a la paz y mutua edificación

2012-01-18 20.55.43.jpg

CONTRIBUYENDO A LA PAZ Y LA MUTUA EDIFICACIÓN por Willie A. Alvarenga

TEXTO: Romanos 14:19

PROPOSICIÓN: El apóstol Pablo provee varios consejos que el Cristiano puede poner en práctica para lograr la paz y la mutua edificación.

OBJETIVO: Mostrar a la audiencia cuáles son los principios prácticos que el Cristiano puede aplicar a su vida para lograr la paz y la mutua edificación.

INTRODUCCIÓN:

  1. En la carta a los Romanos Pablo establece que el evangelio es el poder de Dios para salvación (Romanos 1:16)
  2. En esta misma carta Pablo establece que la justificación se obtiene solamente por medio de una fe obediente.
  3. El evangelio de Cristo no solamente provee salvación y justificación, sino también, nos da los factores que deben ser considerados por todos los Cristianos para lograr la paz y mutua edificación.
  4. Trasfondo histórico: La iglesia del primer siglo estaba compuesta de judíos y gentiles. No fue fácil la relación entre ellos, pero por medio de Cristo, ambos pueblos vinieron a ser uno (Efesios 2:13-16).
  5. Capítulos 1-11 constituyen la sección doctrinal del libro, y los capítulos 12-16, la sección práctica.
  6. En esta sección práctica, Pablo provee varios consejos que debían ser considerados por judíos y gentiles para que ambos pudieran lograr una paz y mutua edificación entre ellos mismos.
  7. Por lo tanto, observemos 5 consejos que Pablo provee para lograr la paz y mutua edificación.
  8. Les animo que pongamos en práctica estos consejos para que la iglesia sea fortalecida (Stg. 1:22).

Los siguientes principios nos pueden ayudar a lograr la paz y mutua edificación en la iglesia del Señor.

  1. EL AMOR FRATERNAL (Romanos 12:9-10).
  2. Pablo informa a la iglesia que el amor fraternal sin hipocresía es la solución a la paz y mutua edificación.
  3. El amor siempre ha sido la solución a todos los problemas en la iglesia.
  4. Jesucristo nos manda a que nos amemos (Juan 13:34-35).
  5. El amor fraternal hace a un lado todas las diferencias que puedan existir entre los hermanos.
  6. El amor nos ayuda a ser imitados de Dios (1 Juan 4:8; Efesios 5:1).
  7. El amor fraternal nos lleva a gozarnos con los que se gozan y llorar con los que lloran (Romanos 12:15).
  8. El amor fraternal nos ayuda a tener respeto y honra el uno para con el otro (Romanos 13:7).
  9. El amor fraternal nos ayuda a no hacer mal a nuestro prójimo (Romanos 13:10).
  10. El amor fraternal nos ayuda a preocuparnos por las necesidades de nuestros hermanos en Cristo (Romanos 12:13; 15:26; Hechos 2:44-46; 4:32ss).
  11. ¿Estamos poniendo en práctica el amor fraternal? ¿Está usted contribuyendo para que la paz y la mutua edificación se esté llevando a cabo en la iglesia? ¿Es usted un obstáculo a la paz y mutua edificación?
  1. HACIENDO A UN LADO EL EGOÍSMO (Romanos 15:1-3).
  2. En Romanos 15:1-3, Pablo exhorta a nuestros hermanos judíos y gentiles a no buscar el agradarse a sí mismos (v. 1).
    1. En el versículo 3 provee un ejemplo excelente del porque no debemos buscar nuestro propio beneficio, sino el de los demás (v. 3).
  3. Pablo dice que ninguno de nosotros vive para sí mismo (Romanos 14:7).
  4. Todo lo que hacemos debe ser hecho para la honra y gloria de Dios y provecho espiritual de nuestros hermanos en Cristo.
  5. Cuando el Cristiano practica el egoísmo, lo único que esto hace es poner un obstáculo a la paz y mutua edificación.
  6. Cuando el egoísmo es puesto a un lado, esto será muestra de amor fraternal y esto contribuirá a la paz y mutua edificación que la iglesia del Señor necesita.
  7. Por lo tanto, busque siempre el bienestar de los hermanos y no el suyo propio.
  8. Pablo exhortó a los santos en Filipos a estimarnos los unos a los otros (Filipenses 2:1-4).
  9. ¿Es usted un egoísta o un Cristiano que se preocupa por el bienestar espiritual de los hermanos?
  10. Diótrefes fue una persona egoísta (3 Juan 9-10).
  1. LA BONDAD Y CONOCIMIENTO BÍBLICO (Romanos 15:14).
  2. Otro aspecto del Cristianismo que puede ser de gran provecho para la paz y mutua edificación es la bondad y el conocimiento de la Palabra.
  3. La bondad viene del griego AGATOS, lo cual denota el hacer bien a los demás.
    1. La bondad es parte del fruto del Espíritu Santo (Ga. 5:22).
    2. La práctica de la bondad ayudará a judíos y gentiles a estar en paz el uno con el otro, y no solamente esto, sino que también se edificarán el uno a otro.
    3. ¿Es usted amable para con los demás?
  4. El conocimiento de las Escrituras es otro aspecto que contribuirá a la paz y mutua edificación.
    1. El conocimiento de la Palabra nos equipa para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17).
    2. Somos exhortados a crecer en conocimiento de la Palabra (2 Pedro 3:18).
    3. Pero también somos exhortados a poner en práctica el conocimiento adquirido (Santiago 1:22-25).
    4. El conocimiento de la Palabra nos guiará por el camino correcto (Salmo 119:105).
  5. ¿Está usted siendo guiado por el conocimiento de la Palabra de Dios, o por su propia prudencia?
  6. ¿Está su vida empapada de bondad y conocimiento?
  1. AYUDANDO A LOS NECESITADOS (Romanos 15:26; 12:13).
  2. El preocuparnos por las necesidades de los demás ayudara en gran manera a la paz y mutua edificación.
  3. Pablo nos informa acerca de los hermanos de Macedonia y Acaya (Romanos 15:26).
    1. Estos hermanos mostraron amor para con los santos pobres de Jerusalén.
    2. También mostraron una actitud de no egoísmo.
    3. También mostraron bondad para con sus hermanos en Cristo—Ellos hicieron el bien.
  4. Imagínese la actitud de judíos y gentiles cuando uno de ellos ayudaba al otro.
    1. El hacer bien a otros siempre será algo recibido con agrado y contribuirá a la paz y mutua edificación.
    2. La iglesia del primer siglo practico este punto (Hechos 2:44-46; 4:32ss).
  5. ¿Se preocupa usted por las necesidades de sus hermanos en Cristo?
  6. ¿Cuántas veces ha participado en ayudar a los necesitados?
  1. APARTÁNDONOS DEL PECADO (Romanos 13:14).
  2. Finalmente, el apóstol Pablo provee un consejo muy importante, esto es, el apartarse del pecado y mejor vestirse de Cristo.
  3. El pecado, en la vida del Cristiano, nunca contribuirá a la paz y mutua edificación.
  4. Lo único que el pecado hace es producir división, contiendas, celos, es decir, las obras de la carne (Gálatas 5:19-21).
  5. El pecado de la falta de amor, egoísmo, y falta de bondad e ignorancia bíblica siempre serán un obstáculo para la paz y mutua edificación.
  6. Dios nos exhorta a que nos apartemos del pecado:
    1. Santiago 1:27; 4:4; 1 Juan 2:15-17
  7. El Cristiano debe desechar las prácticas pecaminosas, de otra manera, la iglesia nunca experimentara la paz y mutua edificación.
  8. ¿Está usted desechando el pecado de su vida?

CONCLUSIÓN:

  1. ¿Cuáles son las bendiciones en considerar lo que Pablo nos ha enseñado en esta carta a los Romanos?
    1. La iglesia será fuerte espiritualmente hablando.
    2. La iglesia experimentara la verdadera paz que Dios desea.
    3. La iglesia será un ejemplo a seguir.
    4. La iglesia tendrá un mejor efecto en compartir las buenas nuevas de salvación.
    5. La iglesia vivirá en paz y en mutua edificación.
  2. Por lo tanto, si deseamos lograr esto, usted y yo debemos…
    1. Practicar el amor fraternal.
    2. Hacer a un lado el egoísmo.
    3. Crecer en bondad y conocimiento de la Biblia.
    4. Preocuparnos por los necesitados.
    5. Desechar el pecado de nuestras vidas.
  3. Dios nos ayude a poner estas cosas en práctica.
  4. Recuerde que si no hacemos esto, usted y yo daremos cuenta a Dios (Romanos 14:10, 12).

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 268 3222; 681 4543

walvarenga@btsop.com

www.regresandoalabiblia.com

www.alvarengapublications.com

www.btsop.com

2012-01-18 20.55.43.jpg