Yo y Mi Casa Adapteremos la Biblia Como Nuestra Única Autoridad

YO Y MI CASA ADAPTAREMOS LA BIBLIA COMO NUESTRA ÚNICA AUTORIDAD por Willie A. Alvarenga

Biblia 1El tema bajo consideración es uno de mucha importancia ya que es un tema bíblico y de gran relevancia para nuestros tiempos. Lamentablemente, las familias están enfrentando tiempos difíciles, ya que el mundo está bajo el maligno (1 Juan 5:19), y nuestro adversario, el diablo, como león rugiente anda alrededor buscando familias a quien devorar (1 Pedro 5:8). Por esta razón es imperativo que como familias regresemos a la Biblia como nuestra única fuente de autoridad para guiarnos en medio de una generación adultera y pecadora (Marcos 8:38; Filipenses 2:15-16). En lo personal les pido que por favor prestemos mucha atención a la lección que estaremos examinando en esta ocasión (Lucas 9:44). Por favor escudriñe las Escrituras para ver si lo que voy a compartir con usted, es verdadero (Hechos 17:11; Juan 7:17; 1 Tesalonicenses 5:21). A la misma vez, le exhorto a que por favor ponga en práctica los consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra (Santiago 1:22; Lucas 11:28). En lo personal me esforzaré por presentar solamente lo que la Palabra de Dios nos enseña, ya que esta es mi responsabilidad delante de Dios (1 Pedro 4:11; Tito 2:1). Usted y yo debemos reconocer que la Biblia es el único poder para salvarnos (Romanos 1:16), y no nuestras opiniones o pensamientos, o lo que la mayoría de la gente diga (cf. Éxodo 23:2). Con esto en mente, le invito a que consideremos los objetivos que deseo lograr en esta lección.

OBJETIVOS DE ESTA LECCIÓN

  1. El oyente entenderá a qué nos referimos con el término “Biblia”.
  2. El oyente entenderá a qué nos referimos con la frase “Única autoridad”.
  3. El oyente estará familiarizado con las maneras de cómo la Biblia está siendo atacada en nuestra actualidad.
  4. El oyente reconocerá las razones por las cuáles cada familia debe adoptar la Biblia como su única autoridad.
  5. El oyente reconocerá las grandes bendiciones que las familias obtendrán si adoptan la Biblia como su única autoridad en el hogar.

Habiendo establecido estos objetivos, ahora examinemos la siguiente parte de nuestra lección, la cual trata con una explicación lógica de lo que entendemos por la palabra “Biblia”. Lamentablemente muchos en nuestra actualidad no han entendido perfectamente lo qué es la Biblia, y por ende, ha sido necesario recordar a las personas a qué nos referimos con este término.

ENTENDIENDO EL TÉRMINO “BIBLIA”

Cuando utilizo el término “Biblia”, lo estoy usando para referirme a lo que conocemos por “la Palabra de Dios”. Le conocemos de esta manera porque es en verdad la Palabra que proviene de Dios. La Biblia no es un libro de cuentos y fabulas ficticias, sino más bien, ella es la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre (1 Pedro 1:23-25). Esta Palabra es viva y eficaz como nos lo enseña el escritor a los Hebreos (Hebreos 4:12).

Cuando hablo de la Biblia, me refiero a la Palabra inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17). La frase “inspirada por Dios” viene del griego que literalmente denota “dada por el aliento de Dios”. Así es, la Biblia es la Palabra inspirada por Dios y esto implica que no tiene errores y que es perfecta (Salmo 19:7-8). La Biblia, como dice el Apóstol Pablo, puede prepararnos para toda buena obra (2 Timoteo 3:17). Por lo tanto, cuando hablamos de la Biblia, no estamos hablando de cualquier libro, sino más bien, del Libro de Dios. Esta verdad es imperativo que el mundo entero la entienda, ya que de no serlo así, el mundo continuará perdiéndose en el pecado, al igual que todas las familias que hayan olvidado que la Biblia es la Palabra de Dios. Si el mundo y las familias no entienden estas verdades, entonces no habrá respeto alguno para con la Palabra. Ahora, con esto en mente, les invito  a que examinemos la frase “única autoridad”.

ENTENDIENDO LA FRASE “ÚNICA AUTORIDAD”

¿A qué me refiero con la frase “única autoridad”? Cada uno de nosotros debemos entender perfectamente esta frase. La Biblia, que es la Palabra inspirada de Dios, es nuestra ÚNICA autoridad en este mundo. Por esta frase me refiero a que ella es la única fuente de autoridad que usted y yo debemos utilizar para guiarnos en este mundo. La Biblia es nuestro único manual de instrucciones para lograr formar una familia conforme al corazón de Dios. La Biblia es nuestro único mapa para guiarnos a la vida eterna. Ella debe ser el centro de cada uno de nuestros hogares.

            Dios nos ha explicado el tema de la autoridad de las Escrituras de una manera que usted y yo podamos entender. El Apóstol Pablo, escribiendo a los santos en Colosas, les dijo, “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él” (Colosenses 3:17, énfasis añadido). ¿Qué significa haced todo en el nombre del Señor Jesús? Muchos han tratado de darle una interpretación incorrecta al texto argumentando que este pasaje simplemente hace referencia a nuestra actitud y carácter del Cristiano, pero no está hablando de tener autoridad o permiso para hacer las cosas. Una exégesis correcta del texto nos ayuda a entender que lo que muchos enseñan no es correcto. El Apóstol Pablo nos exhorta a que nos aseguremos de hacer todo en el nombre del Señor Jesús, es decir, de acuerdo a la autoridad que Él autoriza por medio de Su Palabra.

Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento proveen ejemplos de lo que significa hacer todo en el nombre del Señor. Por ejemplo, en Génesis 6:22, el texto dice, “Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó”. Dios le dio órdenes a Noé de cómo construir el arca, y él hizo exactamente como Dios le mandó. Esto es hacer todo en el nombre del Señor. Otro ejemplo es el rey de Judá, Ezequías, quien según 2 Crónicas 31:20, “…ejecutó lo bueno, recto y verdadero delante de Jehová su Dios”. Esto es hacer las cosas en el nombre de Dios, es decir, hacer lo bueno y lo recto que Dios manda. Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo reconociendo a Dios en todos nuestros caminos (Proverbios 3:6). Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo hablando conforme a las Palabras de Dios (1 Pedro 4:11; Tito 2:1). Hacer todo en el nombre del Señor es hacer todo reteniendo la forma de las sanas palabras (2 Timoteo 1:13). Cuando la familia adopta la Biblia como su única autoridad, todas las decisiones que se toman en el hogar estarán  basadas en lo que la Biblia autoriza y no lo que el mundo dice. Esto es muy importante que lo entendamos los padres, esposos, esposas, e hijos.

            Habiendo considerado nuestros objetivos, y la explicación de ciertos términos, ahora examinemos juntos una triste verdad que ha sucedido ya por muchos años. Esta triste verdad tiene que ver con la Biblia siendo atacada por muchos que no tienen respeto alguno por ella.

LA BIBLIA BAJO ATAQUE

Desde el principio de los tiempos la Biblia ha sufrido toda clase de ataques. Los ataques contra la Biblia se pueden observar desde el principio de la creación.  Por ejemplo, en Génesis 3:2-4 leemos lo siguiente:

Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.

     Nótese que en este pasaje el diablo añadió sólo una palabra para alterar lo que Dios ya había establecido.  En esta ocasión, la Palabra de Dios fue atacada por parte del enemigo.  Esto es lo que sucede en nuestra actualidad con todos aquellos que la atacan.  Le añaden a la Biblia para que justifique sus prácticas pecaminosas.  Lo mismo sucedió cuando Jesús fue tentado en el desierto (Mateo 4:1-12).  En este contexto el diablo hizo referencia a Salmo 91:11 para tentar al Salvador del mundo.  El texto que él empleó fue tomado fuera de contexto y aplicado de una manera equivocada.  De esta misma manera muchos hoy en día tuercen la Escritura para su propia destrucción (2 Pedro 3:16-17).

     Otro ataque en contra de la Biblia se puede encontrar en Jeremías 36:1-32, donde el pasaje bíblico hace referencia a la acción que Joacim, hijo de Josías, llevó a cabo.  En este contexto observamos como él agarra un corta pluma, y destruye la Palabra que Dios había dado al profeta.  Según este hombre, él ya había terminado con las Palabras de Dios.  Para su sorpresa, la Palabra regresó y con palabras adicionales, las cuales presentaban su sentencia de muerte por haber adoptado esta actitud en contra de la Palabra.

     Hoy en día usted puede salir a la calle y preguntarle a la primera persona que se encuentre quién es Joacim.  Sin duda alguna, muchos dirán: “no sé quién es este hombre”.  Sin embargo, si usted le pregunta a esa misma persona qué es la Biblia o quién es Jesús, tal persona podrá decirle varias cosas sobre este Libro santo.  Joacim pasó al olvido, mientras que la Palabra de Dios continúa adelante.

     Un hombre llamado Diocleciano, emperador de Roma, dio una orden que todas las Biblias fuesen quemadas.  Esto sucedió aproximadamente en el año 303 d.C.  Décadas más tarde, Eusebio, bajo la dirección de Constantino, encontró cincuenta Biblias en solamente veinticinco horas.  Estoy seguro que Diocleciano pensó que había terminado con la Palabra de Dios; sin embargo, ella continua adelante aun hasta nuestros días.

     El escéptico Voltaire dijo que la Biblia y la Cristiandad desaparecerían en los próximos cincuenta años.  Este hombre murió y la Biblia siguió adelante, aún más de cincuenta años.  Después de su muerte, la Sociedad Bíblica de Ginebra utilizó la impresora y la casa de Voltaire para imprimir Biblias. El crítico Bernard Ramm dijo: “Las campanadas de la muerte han sonado cien veces para la Biblia, pero se resiste a morir”. Charles F. Kraft dijo lo siguiente: “Claramente, entonces, el Libro del Génesis es una notable combinación de folklore antiguo, tradición, costumbre, y mito”[1] Estos son sólo algunos de los muchos ataques que la Biblia ha recibido a través de los tiempos; sin embargo, la Palabra de Dios continúa adelante.

LA EVIDENCIA ESTABLECE QUE LA BIBLIA NO PUEDE SER DESTRUIDA

Esta verdad la podemos observar a través de las páginas de la Biblia.  Por lo tanto, le animo que observe los siguientes pasajes que establecen la indestructibilidad de la Biblia.

Mateo 24:35 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

I Pedro 1:24-25 “Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba.  La hierba se seca, y la flor se cae; mas la Palabra del Señor permanece para siempre”.

Salmo 119:89 “Para siempre, OH Jehová, permanece tu Palabra en los cielos”.

     Estos y muchos pasajes más muestran a todo hombre la indestructibilidad de las Sagradas Escrituras.  Cada uno de estos pasajes debe fortalecer la fe de cada uno de nosotros.  Ahora, con esto en mente, tomemos tiempo para observar la evidencia interna que comprueba la inspiración de la Biblia.  Al analizar esta información, hagamos planes para tratar de recordar lo más que podamos.  No solamente esto, sino también procure compartir esta información con amigos y familiares.

ATAQUES ADICIONALES EN CONTRA DE LA BIBLIA

Considere los ataques adicionales que la Biblia recibe por parte de Cristianos que deberían de respetarla, en vez de atacarla.

El Cristiano ataca la Biblia…

Cuando no estamos de acuerdo en que se predique la Palabra de Dios. Así es. Lamentablemente en nuestra actualidad existen muchos Cristianos que no están de acuerdo en que la Biblia se enfatice desde los púlpitos. En muchos lugares se enfatiza más el entretenimiento, en vez de la Biblia. En nuestra actualidad se critica severamente a todos aquellos que forran sus sermones con Biblia, pero cuando vienen aquellos que enfatizan fabulas, chistes, anécdotas e ilustraciones largas, a ellos se les alaba por su predicación emocionante y alegre. Sin darse cuenta, cuando un hermano o hermana dicen, “Mucha Biblia en el sermón”, en realidad están diciendo, “Mucha Palabra de Dios en el sermón”. Tales han llegado casi al estado decadente del pueblo de Israel, quienes decían a los profetas, “…no nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras…” (Isaías 30:10). ¡Hermanos, esto no debería de ser así! Se cuenta de un grupo de varones que estaban organizando una reunión de jóvenes. Mientras  trataban con el tema de los posibles oradores, algunos de ellos objetaron a traer hermanos sanos en la fe que usan su Biblia cuando predican. La línea de argumentación de ellos fue traer a alguien que entretuviera a los jóvenes con una exposición emocionante y alegre y no alguien que solamente les predique la Palabra de Dios. Esto es señal de que muchos atacan la Biblia cuando prefieren traer un “payaso” en vez de un predicador del evangelio de Cristo.

Las familias atacan la Biblia…

Cuando ignoramos nuestras Biblias en el hogar. Lamentablemente muchas Biblias no pueden ser localizadas en el hogar. Este es el caso literalmente hablando ya que en ocasiones las Biblias se dejan en el edificio donde la iglesia se reúne, en los carros, o en las casas de los hermanos. En ocasiones se han dejado en el techo de los carros y cuando se llega a casa, la Biblia se ha perdido. Se cuenta de un niño que encontró una Biblia vieja en la sala de la casa. La agarró y la trajo a sus padres para preguntarles si ese Libro era de Dios, para lo cual sus padres respondieron con un enfático sí. El niño respondió a sus padres de la siguiente manera, “si este es el Libro de Dios, entonces por qué no se lo regresamos, comoquiera aquí en la casa no lo leemos”. Así es, esta ilustración básicamente muestra la triste realidad que en nuestra actualidad muchas familias están viviendo. La Biblia no se considera en muchos hogares. ¡Hermanos, esto no debería de ser así!

La sociedad ataca la Biblia…

Cuando se cambian los principios bíblicos con relación al matrimonio. Así es, la sociedad en la que vivimos ha cambiado la Palabra de Dios para encajarla a sus deseos carnales. Por ejemplo, la autoridad bíblica con relación al matrimonio ha sido corrompida de hombre y mujer a hombre y hombre y mujer y mujer. A esta corrupción la Biblia le llama abominación y homosexualismo. El Apóstol Pablo condena las relaciones homosexuales en Romanos 1:18-32; 1 Corintios 6:9-11; Gálatas 5:19-21. Nuestro Señor Jesucristo también condena las relaciones homosexuales cuando explica en Mateo 19:4-6 que en el principio, Dios creó un varón y una hembra para formar el matrimonio, y no hombre con hombre o mujer con mujer. La autoridad bíblica ha sido atacada por aquellos que optan por ignorar lo que la Biblia nos enseña. Esto lo hacen para establecer su propia injusticia. No hace muchos días atrás observaba en el internet cómo un hombre se estaba casando con una perrita en el patio de su casa. Este es el resultado de atacar la autoridad bíblica que Dios ya ha establecido desde el principio de los tiempos. Como familias Cristianas debemos educar a nuestros hijos para que no vayan a estar de acuerdo con las abominaciones que el mundo está practicando. ¡Dios ayude a esta sociedad a regresar a los principios bíblicos de nuestro Padre celestial!

Los padres atacan la Biblia…

Cuando no equipamos a nuestros hijos en el conocimiento de la autoridad bíblica.  Dios nos manda que enseñemos Su Palabra a nuestros hijos (Deuteronomio 6:4-6; Proverbios 22:6; Efesios 6:4). Como padres de familia debemos promover la autoridad bíblica en nuestros hogares y equipar a nuestros hijos contra los ataques del enemigo. Es triste decirlo pero en muchos hogares no hay respeto por parte de los hijos para la autoridad bíblica. ¿Cuáles son las señales o síntomas en el hogar de que no hay respeto hacia la autoridad bíblica? Note lo siguiente:

  1. Cuando los padres y los hijos no llevan sus Biblias al servicio de adoración, esto es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  2. Cuando los padres no enseñan a sus hijos con el ejemplo y con Biblia, esto es otra señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  3. Cuando los hijos cuestionan el por qué no podemos llevar a cabo ciertas acciones que violan principios bíblicos, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  4. Cuando no se utiliza la Biblia como guía para las decisiones en el hogar, esto definitivamente es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  5. Cuando nuestros adultos y jóvenes no pueden defender la Palabra de Dios ante los ataques del mundo, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.
  6. Cuando a los padres y a los hijos se les hace aburrido los servicios de adoración a nuestro Dios, esto también es señal de una falta de respeto hacia la autoridad bíblica.

Recuerde que mientras vivamos en este mundo, nuestros hijos serán educados en escuelas seculares donde muchos atacan la Biblia y el Cristianismo. Como padres de familia debemos equiparles para que estén “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo aquel que demande razón de la esperanza que hay en ellos” (1 Pedro 3:15). Si los preparamos, ellos podrán vencer por medio del conocimiento de la Palabra (1 Juan 2:14; 1 Juan 5:4), y no serán llevados por doquiera de todo viento de doctrina (Efesios 4:14). Un gran porcentaje de nuestros jóvenes abandonan la iglesia después de irse al colegio o a la universidad. Esto sucede porque sus padres de familia no cultivaron en ellos un profundo respeto hacia la autoridad de las Escrituras. Padres, si está leyendo este estudio, usted debe reconocer que esto le puede suceder si no se preocupa por el bienestar espiritual de sus hijos. Una de las maneras de cómo podemos contribuir a la muerte espiritual de nuestros hijos es no equipándolos con el conocimiento de la Palabra de Dios (Oseas 4:6; Isaías 5:13). Recuerde que ella tiene poder para salvar nuestras almas, es decir, cuando dicha Palabra es recibida con mansedumbre (Santiago 1:21; 2 Timoteo 3:15). Habiendo considerado esta información, ahora le invito a que examinemos algunas razones del por qué usted y yo debemos adoptar la Biblia como nuestra única autoridad.

RAZONES DEL POR QUÉ LAS FAMILIAS DEBEN ADOPTAR LA BIBLIA COMO SU ÚNICA AUTORIDAD

Dios, por medio de Su Palabra, nos ha presentado varias razones del por qué usted y yo debemos adoptar la Biblia como nuestra única autoridad. Le animo a que juntos examinemos cada una de estas razones y a la misma vez pongamos en práctica cada una de ellas.

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:20-21; 1 Corintios 2:14; Juan 17:17; Salmo 119:160). Ya hemos considerado brevemente el tema de la inspiración divina. Solamente deseo recalcar que la Biblia, como inspirada por Dios, debe ser el único Libro que usted y yo debemos utilizar para guiar nuestras vidas por el camino correcto. Solamente Dios nos muestra, por medio de Su Palabra, lo qué es correcto y lo qué no lo es. Ella es la única palabra que puede salvar nuestras almas (Santiago 1:21). No hay libro escrito por hombre que tenga el mismo poder que la Biblia tiene. Tanto los padres, madres, esposos, esposas, hijos, hijas, etc., deben aceptar la Biblia como el Libro más valioso que existe en el mundo. El momento que usted y yo reconozcamos muy bien la Palabra inspirada por Dios, entonces en ese momento mostraremos un profundo respeto para con las Sagradas Escrituras. Se cuenta de los eruditos judíos llamados escribas del Antiguo Testamento que cuando ellos iban a escribir las Escrituras del Antiguo Testamento, tales personas tenían que pronunciar  en voz alta cada palabra del texto sagrado que escribían. Ninguna palabra se escribía de memoria.  Tales personas, antes de escribir el nombre de Dios (tetragrammaton) lavaban muy bien la pluma que utilizaban para escribir, y que solamente cierta clase de tinta negra se podía utilizar; Ellos también lavaban muy bien su cuerpo mostrando reverencia ante el nombre de Dios.[2] Esto lo incluyo en esta parte de la lección para que veamos y meditemos en la reverencia que se tenía hacia las Escrituras. Esta es la clase de respeto profundo que debemos tener para con la Biblia. ¿Qué tan importante es para nosotros la Biblia? Si ella es de mucho valor para usted, entonces no habrá problemas en considerarla en nuestras vidas como nuestra única autoridad.

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella es la única que puede guiar nuestras familias en medio de un mundo lleno de maldad (Salmo 119:105). El Espíritu Santo, por medio del salmista David, nos enseña que la Biblia es nuestra lámpara y lumbrera a nuestro camino. Esto significa algo muy grande que en la mayor parte de las veces no le prestamos atención. La Biblia es la única lámpara que puede guiar a toda la familia por el sendero de la vida eterna. ¿Ha estado usted alguna vez dentro de un bosque obscuro? ¿Qué pasaría si usted se encuentra en la obscuridad y no tiene una lámpara para guiar sus pasos? La respuesta es obvia, usted caerá sin duda alguna. La lámpara es esencial para no perdernos y evitar el tropezar en la obscuridad. Hermanos, la Biblia es nuestra lámpara y como tal, ella puede guiar nuestras familias por el camino correcto. Cuando la familia desecha la Biblia, desecha también la lámpara que puede guiarle a través de la obscuridad. En nuestra sociedad tenemos algunas familias completamente entregadas a la violencia doméstica, abuso infantil, drogas, alcohol, inmoralidad sexual y desenfreno en las prácticas pecaminosas. Una de las razones principales por las cuales esto ha sucedido es porque la sociedad ha rehusado utilizar la lámpara que Dios ha hecho disponible para salir del mundo lleno de obscuridad y no tropezar. En este mundo de obscuridad, el dios de este siglo les ha cegado el entendimiento para que la luz del evangelio no les alumbre (2 Corintios 4:4). Por lo tanto, hago un llamado a que siempre usemos la lámpara que Dios nos ha dado. Les animo a que nunca rehusemos usarla en nuestra familia. Recordemos que la Biblia es la única solución al problema del pecado (Salmo 119:9, 11; Mateo 4:1-11). La Biblia es la única autoridad que puede ayudarnos a no ser destruidos (Oseas 4:6; Isaías 5:13).

La Biblia debe ser nuestra única autoridad ya que ella tiene el poder para proveer los consejos necesarios para lograr el éxito en la familia. Aunque usted no lo crea, la Biblia, este libro que ha estado alrededor por muchos años y que la gente considera anticuado y viejo, todavía tiene poder para producir familias exitosas. Dios por medio de Su Palabra nos dice que el matrimonio puede tener éxito si tan solamente sigue los consejos que Él nos da por medio de Su Palabra. Como ya lo he mencionado, la Biblia es el manual que Dios nos ha dado para saber cómo lograr el éxito que Él desea que logremos. Por ejemplo, a los matrimonios les ha dado varios consejos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento para lograr el éxito como esposos y esposas. Note algunos de esos consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra:

Consejos:

  1. La mujer es una ayuda idónea para el hombre (Génesis 2:18).
  2. Dios creó al hombre y a la mujer para que vivan juntos como esposos y esposas (Génesis 2:1-24).
  3. El hombre es la cabeza de la mujer (Efesios 5:23-24).
  4. El hombre debe amar a su mujer como Cristo amó a la iglesia (Efesios 5:25-27).
  5. El hombre y la mujer deben aprender a tener su propio conyugue (1 Corintios 7:1-2; 1 Tesalonicenses 4:4).
  6. El hombre y la mujer deben gozarse del uno para con el otro (Eclesiastés 9:9).
  7. El hombre debe reconocer que si halla esposa, halla el bien (Proverbios 18:22).
  8. La mujer debe respetar a su marido (Efesios 5:33).
  9. El marido debe evitar el ser áspero con su esposa (Colosenses 3:19).
  10. La mujer debe sujetarse al marido (Efesios 5:22-24).
  11. La cabeza del hogar debe proveer para los suyos (1 Timoteo 5:8).

Todo matrimonio que ponga en práctica estos consejos divinos  gozará del éxito que Dios tiene preparado para los que guardan Sus mandamientos. Ahora, con relación a los padres y a los hijos, Dios también provee varios consejos que deben ser seguidos por todos los que desean que sus hogares tengan éxito. Examinemos cada uno de los consejos tanto para padres como hijos.

  1. Los padres deben educar a sus hijos en el conocimiento de la Palabra de Dios (Deuteronomio 6:4-6; Proverbios 22:6).
  2. Los padres deben criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor (Efesios 6:4; Proverbios 13:24; 23:13-14).
  3. Los hijos deben ser obedientes a sus padres (Efesios 6:1-3).
  4. Los hijos deben escuchar a sus padres y no olvidarse de su madre cuando fuere vieja (Proverbios 23:22).
  5. Los hijos deben recordar que un día darán cuenta a Dios de sus acciones (Eclesiastés 11:9-10).
  6. Los jóvenes deben acordarse de su Creador en los días de su juventud (Eclesiastés 12:1).
  7. Los hijos deben ser ejemplo en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza (1 Timoteo 4:12; Tito 2:6-8).

 

Hago un llamado a todos los padres de familia e hijos para que juntos meditemos en estos consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra. Si seguimos estos consejos, estoy más que seguro que podremos hacer la diferencia en el mundo donde vivimos (cf. Josué 1:8-9; Santiago 1:25; Lucas 11:28). Estoy seguro que muchas familias serán impactadas positivamente por medio de nuestro ejemplo.

Finalmente, les invito a reflexionar en las hermosas bendiciones que como familia podemos gozar cuando adaptamos la Biblia como nuestra única autoridad.

BENDICIONES DE TENER FAMILIAS QUE ADAPTAN LA BIBLIA COMO SU ÚNICA AUTORIDAD

Todo lo que tenga que ver con obediencia a la Palabra de Dios produce bendiciones; de esto no hay duda alguna ya que la Biblia es lo que nos dice. A continuación algunas bendiciones que podemos gozar cuando la Biblia es nuestra única autoridad en el hogar.

Tendremos familias que harán la diferencia en la sociedad en la que vivimos (Mateo 5:16; Filipenses 2:15-16). Cuando la Biblia es adaptada en nuestras familias como la única autoridad, entonces esto significa que no tendremos jóvenes entregados a las drogas, a la inmoralidad sexual y a los pecados que abundan en este mundo. Tampoco tendremos madres que mal-aconsejan a sus hijos, como lo hizo Atalía (2 Crónicas 22:3-4). En cierta ocasión un hijo adolescente le dijo a su madre que quería estudiar para predicador, a lo cual su madre le desanimo diciéndole que no quería que su hijo fuese un “don nadie”. Ella le dijo que tenía que apoderarse de una carrera primero para no ser un “don nadie”. Esto es triste hermanos ya que Dios desea más predicadores en Su viña, pero lamentablemente, muchos no comparten el mismo pensamiento con Dios, como es el caso con esta madre. Cuando la Biblia es nuestra única autoridad en el hogar, entonces no habrá padres que practiquen la violencia doméstica y que descuiden a su familia como lo hace un incrédulo. Una influencia positiva e impactante prevalecerá en el hogar de tal manera que el mundo podrá ver la diferencia en nuestras vidas. Ellos verán que como familia no nos envolvemos en los placeres temporales del pecado (Hebreos 11:25). Ellos verán familias que practican la santidad en sus vidas (1 Pedro 1:14-16; Hebreos 12:14). Hermanos, juntos haremos la diferencia en la sociedad en la que vivimos. Le invito a observar el impacto que las familias cristianas pueden tener en la sociedad en la que vivimos.  La siguiente lista ha sido presentada por nuestro hermano Garland Elkins:[3]

  1. Las familias cristianas influenciarán la sociedad por medio de una vocación de acuerdo a la voluntad de Dios (Génesis 3:19; 2 Tesalonicenses 3:10; Efesios 4:28).
  2. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando la diferencia en la educación cristiana en el hogar, la escuela y la iglesia (Lucas 2:52; 1 Pedro 2:21).
  3. El hogar Cristiano influenciará la sociedad por medio de la clase de compañías con las cuales decide asociarse (1 Corintios 15:33; 1 Tesalonicenses 5:22).
  4. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando que todo lo que hace lo hace para agradar a Cristo (2 Corintios 5:9; Mateo 12:30; 6:24).
  5. El hogar Cristiano puede influenciar la sociedad ayudándoles por medio de un excelente ejemplo (Mateo 5:14-16; Filipenses 1:27).
  6. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando que el carácter Cristiano es de gran valor (Filipenses 3:13, 14).
  7. El hogar Cristiano influenciará la sociedad por medio de la verdad.
  8. El hogar Cristiano influenciará la sociedad mostrando cómo enfrentar la vida (Filipenses 4:11; Romanos 8:28).
  9. El hogar Cristiano influenciará la sociedad dando siempre lo mejor de él (Eclesiastés 12:13, 14; 1 Timoteo 6:19).
  10. El hogar Cristiano influenciará la sociedad, influenciando a los hijos dentro de ese hogar Cristiano.

Tendremos familias que serán una gran bendición a la iglesia de Cristo. Así es mis hermanos. Cuando la Biblia es adaptada como nuestra única autoridad, lo único que vamos hacer es reconocer a Dios en todos nuestros caminos (Proverbios 3:6); y, haremos todo conforme a la voluntad de Dios (cf. Génesis 6:22). Esto envuelve grandes implicaciones. Por ejemplo, aquellas familias que poseen un profundo respeto hacia la autoridad bíblica se preocuparán, como ya muchos lo han hecho, por la organización bíblica de la iglesia. Tendremos jóvenes que desde una temprana edad comenzarán a pensar y a desear en ser ancianos, diáconos y predicadores de la iglesia de Cristo en un cercano futuro. En lo personal he notado cómo familias piadosas anhelan contribuir a la organización bíblica de la iglesia por la cual Cristo dio Su vida en la cruz. Todas las familias que adaptan la Biblia como su única autoridad procurarán ser activos en la obra del Señor y todo esto será de gran bendición a la iglesia. La única manera de tener Cristianos trabajadores y diligentes en la obra del Señor es respetando las Escrituras. El respeto a ellas nos llevará hasta el punto de reflexionar en lo que ella nos enseña con respecto a lo que la iglesia necesita de cada uno de nosotros. Recordemos que una de las metáforas que se utiliza para describir la iglesia es el término, “Familia de Dios” (Efesios 2:19). La familia de Dios será fortalecida por medio de hogares donde la Biblia ha sido adaptada como la única autoridad. La iglesia experimentará una atmósfera y ambiente de paz y amor cuando todos se preocupan por seguir la Biblia como su única autoridad. Esto, hermanos, es una gran bendición en la iglesia.

            Le invito a meditar en las maneras de cómo las familias que han adaptado la Biblia como única autoridad pueden ser una gran bendición a la iglesia de Cristo. Los siguientes consejos fueron impartidos por nuestro hermano Wendell Winkler:[4]

  1. El hogar Cristiano puede inculcar en los miembros de su familia actitudes básicas y necesarias en cuanto al respeto a la autoridad bíblica (Josué 24:15; Colosenses 3:17).
  2. El hogar Cristiano puede enseñar y enfatizar la disciplina (1 Corintios 5:1ss; 2 Tesalonicenses 3:6; Proverbios 13:24; 19:18; 29:15, 17; 22:15).
  3. El hogar Cristiano puede establecer y mantener prioridades adecuadas (Éxodo 20:3-6; Mateo 22:37; 6:33).
  4. El hogar Cristiano puede desarrollar una actitud de respeto para aquellos que poseen capacidades especiales en la iglesia del Señor (1 Tesalonicenses 5:12-13).
  5. El hogar Cristiano puede desarrollar amor y respeto hacia la iglesia (Hebreos 10:24).
  6. El hogar Cristiano puede desarrollar conceptos básicos sobre temas fundamentales como la administración (1 Corintios 4:1-2).
  7. El hogar Cristiano puede cultivar un aprecio profundo por una adoración aceptable a Dios (Juan 4:23-24).
  8. El hogar Cristiano puede cultivar grandes estándares de moral (1 Juan 2:15-17; Santiago 4:4; Mateo 5:20).
  9. El hogar Cristiano puede motivar y equipar a nuestros hijos para un servicio de tiempo completo en el reino de Dios (1 Samuel 1; 2 Timoteo 3:14-15).

No hay duda alguna de que las familias fieles pueden ser una gran bendición en la iglesia de Cristo. Así que, manos a la obra y trabajemos arduamente por poner en práctica los consejos que Dios nos da por medio de Su Palabra.

CONCLUSIÓN

En esta lección hemos observado varios puntos principales relacionados al tema bajo consideración. Es mi oración que como familias Cristianas nos esforcemos siempre por adaptar la Biblia como nuestra única autoridad, ya que esta es la única manera de poder hacer la diferencia en la sociedad en la que vivimos. También es la única manera de cómo sobrevivir en un mundo lleno de maldad. ¡Qué Dios nos dé siempre de Su sabiduría e inteligencia para cultivar ese profundo respeto y reverencia hacia Su Palabra!

Resumen de los puntos presentados:

  1. Objetivos de nuestra lección
  2. Entendiendo el término “Biblia”
  3. Entendiendo la frase “Única autoridad”
  4. Ataques en contra de la Biblia
  5. Razones del por qué adaptar la Biblia como única autoridad
  6. Bendiciones gozadas

REFERENCIAS:

Sain, Paul. The Christian Home: Eight Annual Truth In Love Lectureship (Pulaski, TN: Sain Publications, 1998).

Otey, Melvin L. Affirming Our Faith in the Scriptures: The Integrity of the Old Testament’s Transmission, Lesson # 11, p. 18 (Jacksonville, FL: The Gospel Journal, Vol. 15, No. 11, Nov. 2014, Lessons to Live By, Part 2).

Elkins, Garland.  A Christian Home “Exalteth a Nation” (The Spiritual Sword, Vol. 15, April 1984, No. 3, ed. Thomas B. Warren, Theme: “Great Families”), 43-45.

Faulkner, Paul & Brecheen Carl. What Every Family Needs: Whatever Happened to Mom, Dad & the Kids? (Nashville, TN: Gospel Advocate Co., 1994).

Howard, V. E. Broken Homes and Handicapped Children (West Monroe, Louisiana: Central Printers and Publishers, 1972).

Reina Valera Revisada (1960) (Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998).

Taylor, Robert Jr. Jesus Christ: The Hope of the Home (Ripley, TN: Taylor Publications, 1991).

Warren, Thomas B. Marriage Is For Those Who Love God And One Another (Jonesboro, AR: National Christian Press, Inc., 1962).

Wilmeth, P.D. The Christian Home (Dallas, TX: P.D. Wilmeth, 1955).

Winkler, Wendell. The Church and The Home (Fort Worth, TX: The Manney Company. The Christian Home: Fort Worth Christian College Lectures, Director Robert D. Bankers, 1972), 164.

[1] Kraft, Génesis, páginas 11, 12

[2] Melvin L. Otey, Affirming Our Faith in the Scriptures: The Integrity of the Old Testament’s Transmission, Lesson # 11, p. 18 (Jacksonville, FL: The Gospel Journal, Vol. 15, No. 11, Nov. 2014, Lessons to Live By, Part 2).

[3] Garland Elkins, A Christian Home “Exalteth a Nation” (The Spiritual Sword, Vol. 15, April 1984, No. 3, ed. Thomas B. Warren, Theme: “Great Families”), 43-45.

[4] Wendell Winkler, The Church and The Home (Fort Worth, TX: The Manney Company. The Christian Home: Fort Worth Christian College Lectures, Director Robert D. Bankers, 1972), 164.

Anuncios