La necesidad del estudio y meditación de la Palabra de Dios

Estudio de la BibliaLA NECESIDAD DEL ESTUDIO Y LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS  por Willie A. Alvarenga

INTRODUCCIÓN

Gracias le damos a Dios por Su santa y divina Palabra. Solamente póngase a pensar si usted y yo no tuviésemos la Biblia para guiar nuestro camino en este mundo lleno de maldad. Sin duda alguna nuestras vidas serian un total embrollo. Sin embargo, por la infinita misericordia y gracia de Dios, usted y yo ahora contamos con la Palabra profética más segura a la cual hacemos bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro (2 Pedro 1:19).

El propósito principal de esta lección es presentarles información vital que nos ayude a entender lo importante que es estudiar y meditar en el texto Sagrado de Dios. Deseo motivar a la iglesia del Señor a ser estudiantes diligentes de la Biblia (2 Timoteo 2:15), pero a la misma vez, motivarles a meditar y reflexionar profundamente en los decretos de Dios, los cuales alimentan nuestro ser interior.

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CON LA PALABRA DE DIOS?

Cuando hablamos de la Biblia nos estamos refiriendo a la Palabra inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16-17). Esta palabra no tiene errores ni contradicciones. Esta palabra fue escrita por aproximadamente 40 autores los cuales escribieron este mensaje en un periodo de 1,600 años, siendo guiados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:20-21).

La Biblia es un libro especial y único ya que no existe libro igual que la Biblia. Este libro ha sido atacado a través de los años por muchos hombres quienes han querido deshacerse de la Palabra de Dios (Jeremías 36:1ss). Sin embargo, este libro inspirado ha sobrevivido a todos estos ataques, y continua siendo de gran utilidad espiritual para todos los que la leen y ejecutan la voluntad de Dios. La Biblia tiene poder para salvar nuestras almas (Santiago 1:21), tiene poder para prepararnos para toda buena obra (2 Timoteo 3:17), tiene el potencial para alimentarnos adecuadamente (1 Pedro 2:2), tiene el poder para asistirnos a vencer las tentaciones (Salmo 119:9, 11; cf. Mateo 4:1-12), tiene poder para producir felicidad a nuestras vidas (Jeremías 15:16). Así que, como podemos contemplar, la Biblia es un libro especial y como ella no hay otro libro. Ahora analicemos el mandato divino de estudiar la Biblia.

ESTUDIAR LA BIBLIA ES UN IMPERATIVO DIVINO DE PARTE DE DIOS

Ningún estudiante diligente de la Biblia puede pasar tiempo leyendo las Escrituras y no darse cuenta de que Dios manda que estudiemos Su Palabra. Estudiar la Biblia mi estimado lector no es una opción entre muchas, sino un mandamiento divino de parte del Creador de los cielos y la tierra. Los siguientes pasajes son dados por Dios para que aprendamos que el estudiar la Biblia no es una opción, sino un mandamiento. El apóstol Pedro en su segunda carta manda a los Cristianos a crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo (2 Pedro 3:18). El apóstol Pablo manda a Timoteo a que se presente delante de Dios como un obrero que no tiene de que avergonzarse y que usa bien la Palabra de verdad (2 Timoteo 2:15). El apóstol Pablo, escribiendo a la iglesia en Colosa, les exhorta a que la Palabra de Cristo more en abundancia en sus corazones (Colosenses 3:16; cf. Colosenses 1:10).

La pregunta que debemos hacernos es, ¿Por qué demanda Dios que estudiemos Su Palabra? Un estudio cuidadoso del Antiguo y Nuevo Testamento revelan las razones divinas por las cuales usted y yo debemos dedicar mucho tiempo al estudio de la Palabra de Dios. Por esto mi amado hermano le animo que por favor examine cuidadosamente las siguientes razones por las cuales usted y yo debemos tomar en serio el estudio de la Biblia.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para evitar el ser destruido (Oseas 4:6). El pueblo de Dios en el Antiguo Testamento fue destruido por que rechazaron el conocimiento de la Palabra de Dios. La Biblia dice que el pueblo fue llevado en cautiverio por la falta de conocimiento de la Palabra de Dios (Isaías 5:13). La Biblia dice que Satanás anda alrededor como león rugiente buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Si usted y yo no crecemos en el conocimiento de la Biblia, Satanás tendrá éxito devorándonos.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para vencer las tentaciones de Satanás (Salmo 119:9, 11; Mateo 4:1-12). La única manera de cómo podemos vencer al enemigo es por medio de las Escrituras las cuales son descritas como “la espada del Espíritu” (Efesios 6:17). Jesucristo pudo triunfar sobre las tentaciones del enemigo por medio del conocimiento de la Palabra de Dios (Mateo 4:4, 7, 10). Si el Cristiano ha de vencer las tentaciones del enemigo, el tal debe utilizar la espada que Dios le ha dado en las Escrituras. El campo de batalla del enemigo es nuestra mente. Por esta razón es imperativo que guardemos nuestro corazón (Proverbios 4:23), y que lo llenemos de la Palabra de Dios (Colosenses 3:16).

El Cristiano debe estudiar la Biblia para conocer más y más a la Deidad (Juan 17:3). Dios desea que usted y yo le conozcamos más y más cada día. La única manera de cómo usted y yo podemos conocer más acerca de Dios, Jesús y el Espíritu Santo es por medio de la revelación que nos ha sido dada por medio de las Escrituras inspiradas por Dios. Es triste decirlo, pero muchos en nuestra actualidad conocen más acerca de los artistas de música y televisión que de Cristo Jesús. Conocen más del mundo que de los apóstoles. ¿Cuántos de nosotros estamos preparados para presentar una defensa lógica y clara de la Deidad de Cristo, la existencia de Dios, la inspiración de las Escrituras y la obra del Espíritu Santo? La única manera de poder estar preparados para presentar una defensa adecuada es por medio del estudio diligente de la Palabra de Dios.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para estar muy bien preparado para enseñar el Evangelio a toda criatura (Marcos 16:15; Mateo 28:18-19). Una de las razones por las cuales muchos miembros del cuerpo de Cristo no salen a tocar puertas o se atreven a evangelizar es porque no están adecuadamente preparados para impartir de una manera lógica las buenas nuevas de salvación. Felipe el evangelista del cual leemos en Hechos 8 estaba muy preparado para impartir el Evangelio de Cristo a los samaritanos y al etíope eunuco. Hechos 8:35 dice que iniciando desde esa Escritura le anunció el Evangelio de Cristo. Usted y yo debemos estar siempre preparados para enseñar el evangelio a todo el mundo (1 Pedro 3:15).

El destino eterno de las almas depende mucho de nuestra habilidad para presentar las buenas de salvación de una manera lógica y sencilla. Si usted no toma en serio el estudio de la Biblia entonces no podrá predicar el Evangelio de una manera clara. Así que, le animo a que por favor tomemos en serio el conocimiento de la Palabra de Dios.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para ser de gran provecho a la iglesia del Señor (Hechos 18:27). Todo Cristiano que toma en serio el imperativo divino de crecer en el conocimiento de las Escrituras será de gran provecho para la iglesia del Señor. En la cita de Hechos 18:27 leemos acerca del personaje llamado Apolos. Según lo que Lucas nos dice, este hombre era elocuente y poderoso en las Escrituras. De todas las cosas buenas que leemos de él, una de las que me llama mucho la atención es lo que dice el verso 27, “Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído”. Apolos vino a ser de gran servicio para la iglesia del Señor. El conocimiento que había adquirido le asistió en gran manera a ser de provecho para los hermanos en Cristo. No solamente esto, sino que también pudo defender la fe ante aquellos que no creían en Cristo (18:28).

Los Cristianos que crecen en el conocimiento de la Palabra de Dios estarán preparados para ser de gran provecho a la hermandad. ¿En qué sentido? Bueno, en primer lugar, tales hermanos estarán preparados para impartir clases a los niños, jóvenes y adultos. Los varones estarán preparados para predicar sermones cuando el predicador esté fuera de la ciudad. Hermanos estarán listos para defender la fe ante aquellos que son incrédulos. El conocimiento de la Palabra de Dios capacitará a los miembros para que sean hermanos de madurez espiritual. La falta de conocimiento y madurez espiritual impide que la iglesia cuente con hermanos capacitados para impartir clases, para evangelizar, y para servir en el reino de Cristo. Así que, le animo a que juntos nos esforcemos por ser de gran beneficio espiritual para la iglesia por la cual Cristo dio Su vida en la cruz del Calvario.

El Cristiano debe estudiar la Biblia para conocerla desde Génesis hasta Apocalipsis. Esto significa que usted y yo debemos estar muy bien educados en el Antiguo y Nuevo Testamento. ¿Qué tanto conocemos el Antiguo Testamento? Si le pidieran hablar 30 minutos o una hora sobre el Nuevo Testamento, ¿Qué es lo que diría? ¿Conoce usted los pasajes que muestran que ya no estamos bajo la ley de Moisés (Antiguo Testamento)? Si usted toma tiempo para leer toda la Biblia, esto le ayudará a estar muy bien familiarizado con el Antiguo y Nuevo Testamento. Muchos Cristianos de nuestra actualidad dedican aproximadamente 15 horas viendo novelas en la televisión y otras horas más viendo noticias o mini series. Se dice que se toma aproximadamente 11 horas y 38 minutos para leer todo el Nuevo Testamento. Algunos Cristianos dedican más tiempo para otras cosas, que para leer la Biblia. A continuación presento la cantidad aproximada de tiempo que se tomaría para leer todo el Nuevo Testamento:

Mateo ………………… 1 hora y 30 minutos

Marcos ……………….. 50 minutos

Lucas ………………….. 1 hora y 30 minutos

Juan ……………………. 1 hora y 10 minutos

Hechos ……………….. 1 hora y 30 minutos

Romanos …………………… 30 minutos

1 Corintios ………………… 30 minutos

2 Corintios …………………..30 minutos

Gálatas ………………………. 15 minutos

Efesios ……………………….. 15 minutos

Filipenses …………………… 10 minutos

Colosenses …………………. 10 minutos

1 Tesalonicenses ………… 10 minutos

2 Tesalonicenses …………. 5 minutos

1 Timoteo ………………….. 10 minutos

2 Timoteo ………………….. 10 minutos

Tito …………………………….. 4 minutos

Filemón ………………………. 2 minutos

Hebreos …………………….. 10 minutos

Santiago …………………….. 10 minutos

1 Pedro ……………………… 10 minutos

2 Pedro ……………………… 10 minutos

1 Juan ………………………… 10 minutos

2 Juan ………………………….. 2 minutos

3 Juan ………………………….. 2 minutos

Judas …………………………… 3 minutos

Apocalipsis ………………… 50 minutos

También se sugiere que si una persona lee 3 capítulos por día, 77 por mes, podría leer todo el Antiguo Testamento en un año, ya que el Antiguo Testamento contiene 929 capítulos. El Nuevo Testamento contiene 260 capítulos; si la persona lee 8 o 9 capítulos por día, podría leer todo el Nuevo Testamento en un mes. Todo esto se puede lograr si tan solamente consideramos el estudio de la Biblia de una manera seria y sistemática.

Hermanos, estudiar la Biblia no es una opción, sino un imperativo divino de parte de Dios. Él sabe porque desea que estudiemos Su Palabra. Las razones ya mencionadas deberían de motivar a los Cristianos a ser estudiantes diligentes de la Biblia.

DIOS NOS MANDA A MEDITAR EN SU PALABRA

Hermanos, existe una gran diferencia entre estudiar la Biblia y meditar en la Biblia. Usted y yo estudiamos la Biblia para preparar una clase bíblica o un sermón. Estudiamos la Biblia para estar siempre preparados para presentar defensa ante todo aquel que demande razón de la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15). Estudiamos la Biblia para prepararnos para predicar el Evangelio de Cristo con los perdidos (Marcos 16:15; Mateo 28:18-20). Estudiamos para aumentar nuestro conocimiento de las Escrituras (2 Pedro 3:18; Colosenses 3:16). Sin embargo, existe otro punto importante que debemos considerar, y este es, la meditación de la Palabra de Dios. Así que, con esto en mente, analicemos el punto de la meditación y cómo ella puede ser de gran beneficio espiritual para nuestra alma.

EL TÉRMINO “MEDITAR”

            La meditación de la Palabra de Dios va más allá de un simple estudio o lectura de la Biblia. Según los diccionarios, la palabra “meditar” procede del latín meditatio y hace referencia a la acción y efecto de meditar (enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo). El concepto está asociado a la concentración y a la reflexión profunda.[1] Esta definición nos ayuda a entender que la meditación de la Palabra de Dios tiene que ver con una reflexión profunda de lo que se considera. Usted y yo debemos reflexionar en lo que Dios nos dice por medio de Su Palabra.

Le invito a que consideremos las siguientes razones por las cuales usted y yo debemos meditar profundamente en las Escrituras y luego examinaremos algunos principios prácticos de cómo lograr una meditación eficaz.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A APRECIAR MÁS Y MÁS SU PALABRA

El salmista David dijo, “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación” (Salmo 119:97). Cuando meditamos profundamente en lo que Dios desea para nosotros por medio de Su Palabra, esto nos llevará a tener un profundo amor por Su Ley. Cuando el estudiante diligente toma tiempo para meditar en las Sagradas Escrituras, esto le ayudará a gozarse en gran manera en lo que Dios nos dice por medio de Su Palabra. El salmista David también dijo que el varón bienaventurado es aquel que encuentra delicia en la Ley de Jehová, y en dicha Ley medita de día y de noche (Salmo 1:1-2). El salmista David, y muchos personajes del Antiguo y Nuevo Testamento apreciaron en gran manera la Palabra de Dios porque ellos tomaban el tiempo para meditar, y no solamente para leer las Escrituras. El meditar profundamente en el mensaje divino del Creador de los cielos y la tierra nos puede ayudar a usted y a mí a que apreciemos en gran manera la Palabra inspirada por Dios. Muchos en la actualidad no aprecian el mensaje de Dios porque simplemente leen la Biblia, pero no meditan, no reflexionan en lo que Dios dice. Hermanos, dediquemos tiempo para profundizar en lo que nuestro Padre celestial desea comunicarnos. Existen hermosas y sublimes verdades que el estudiante diligente de Biblia puede descubrir cuando toma tiempo para meditar en la Palabra de Dios. No recuerdo cuántas veces he meditado en la Palabra de Dios para encontrar grandes verdades reveladas en ellas. Varias han sido las ocasiones cuando he descubierto una verdad que con una simple lectura de la Biblia no había podido descubrir. Es por ello entonces que es importante meditar cuidadosamente en el mensaje de Dios. Recuerde, entre más medita en la Ley de Dios, más verdades encontrará. Tales verdades serán de gran bendición para su alma.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A RECORDAR MEJOR EL MENSAJE DE DIOS

Así es mis amados hermanos. Cuando usted y yo meditamos cuidadosamente en el mensaje de Dios, esto nos ayudará a recordar mejor el mensaje de Dios y no lo olvidaremos. El salmista David dijo, “En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Me regocijaré en tus estatutos; no me olvidaré de tus palabras” (Salmo 119:15-16). Cuando la Palabra de Dios se examina cuidadosamente no se olvida. ¿Por qué? Porque en ella se medita de día y de noche, es decir, todos los días de nuestras vidas. ¿Desea usted nunca olvidar la Ley de Dios? Si este es el caso, entonces le animo a que medite profundamente en la Ley de Dios y permita que ésta more en abundancia en su corazón (Colosenses 3:16). Recuerde que entre más recuerde la Palabra de Dios, mejor preparado estará para compartirla con otros.

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A ALIMENTAR NUESTRO SER INTERIOR

No existe mejor alimento para nuestra alma que la Palabra de Dios. Ella es presentada como nuestro alimento espiritual, “Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor” (1 Pedro 2:2-3). La palabra “desead” viene del griego EPIPOTHEO, lo cual significa: anhelar ardiente, profunda o intensivamente.[2] Cuando el Cristiano anhela profundamente la Palabra de Dios, no simplemente la leerá, sino que recapacitará profundamente en el mensaje que la Biblia contiene para él o ella.

Cuando nos alimentamos adecuadamente con la Palabra de Dios, esto nos ayudará a estar mejor preparados para ser maestros de la Palabra. Esto fue lo que el escritor a los Hebreos nos dijo (Hebreos 5:11-14). Nuestro alimento debe ser siempre el llevar a cabo la voluntad de Dios, y ésta nunca la conoceremos sino meditamos profundamente en las Escrituras (Juan 4:34).

LA MEDITACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS NOS AYUDA A TENER MÁS REVERENCIA PARA CON NUESTRO PADRE CELESTIAL

Esta declaración es 100% válida. Entre más meditamos en quién es Dios y qué es lo que Él desea de nosotros, mejor preparado estaremos para apreciar, amar, respetar y reverenciar a nuestro Dios, ya que Él es digno de loor, gloria, honor y alabanza. La meditación de la Palabra de Dios con relación a los actos de adoración nos ayudará a llevarlos a cabo con más reverencia. Cuando entendemos muy bien delante de quien estamos cuando adoramos a Dios, esto ayudará para que tengamos reverencia hacia Dios. El meditar en la predicación de la Palabra de Dios ayudará al oyente a tener una mejor estimación por el mensaje de Dios.

En lo personal me temo que muchos Cristianos no han dedicado tiempo al estudio profundo de quién es Dios. Estoy convencido de que si usted y yo estudiaremos profundamente los atributos de Dios, Su santidad, soberanía, etc., esto resultaría en una mejor apreciación de quién es nuestro Padre celestial. Cuando el Cristiano medita en la importancia de la reverencia a Dios, esto le ayudará a tomar mejores decisiones respecto a su vestimenta, actitud, y todo lo que pueda mostrar reverencia a Dios. ¿Cuántos de nosotros hemos tomado tiempo para meditar en lo que Hebreos 12:28 dice, “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”. Usted y yo debemos recordar que cuando venimos delante de Dios, venimos delante de la presencia del Gran Rey, quien merece honra, gloria, reverencia y honor.

Por lo tanto, la razón por la cual muchos Cristianos no muestran reverencia a Dios en la adoración es porque no han meditado profundamente en lo que significa adorar al Creador de los cielos y de la tierra. Daniel fue un personaje del Antiguo Testamento que respetaba y reverenciaba a Dios. Por esta razón propuso mantenerse limpio delante de Él y siempre le dio la honra y la gloria (Daniel 1:8; 2:19-23). ¡Oh, cuánto necesitamos esta actitud en nuestra actualidad!

PRINCIPIOS PRÁCTICOS PARA MEDITAR EN LA PALABRA DE DIOS

La meditación no es algo que se puede lograr de una manera apresurada. El estudiante de Biblia debe tener una actitud adecuada para lograr entender lo que Dios desea comunicarnos por medio de Su Palabra. Es por ello que le recomiendo considere los siguientes principios para una mejor meditación de la Palabra de Dios.

Principios para meditar en la Palabra de Dios:

  1. Procure antes de leer y meditar en la Biblia ir a Dios en oración para que le dé gracias por Su Palabra y para pedirle que le conceda tener una actitud digna para con Su mensaje. Nunca olvide ir a Dios en oración antes de estudiar y meditar en las Escrituras.
  2. Dedique tiempo durante la semana para meditar y reflexionar en lo que Dios desea comunicarle por medio de la Biblia.
  3. Si es posible, levántese temprano por las mañanas para dedicar tiempo a la meditación de las Escrituras.
  4. Procure encontrar un lugar en su casa donde no existan distracciones mientras estudia en la Palabra. Se dice que el cuarto de estudio de Alejandro Campbell, un personaje reconocido del periodo de la restauración, no tenía ventanas alrededor, sino más bien, las ventanas estaban en la parte de arriba del cuarto de estudio. Él decía que las ventanas eran como una distracción y que la luz provenía de la parte de arriba y no de los lados. En este cuarto de estudio dedicó muchas horas al estudio, meditación y memorización de la Biblia.
  5. Cuando medite en el mensaje de la Biblia, procure no hacerlo para una clase bíblica, o sermón, sino más bien, para su crecimiento, y alimentación espiritual. Ya habrá tiempo para preparar un sermón o clase, pero cuando medite en la Palabra, hágalo para su beneficio espiritual.
  6. Examine cuidadosamente el mensaje que está leyendo, y si es posible, lea el pasaje varias veces mientras va descubriendo esas perlas que serán de gran provecho para su alma. Dichas perlas no podrán ser observadas/encontradas hasta que no haya meditado profundamente en el mensaje de Dios.
  7. Mientras medita en las Escrituras, procure gozarse en el mensaje que Dios le está comunicando a usted. Piense en cómo ese mensaje se le dijo a aquellos personajes piadosos de la Biblia, y cómo ahora se le está comunicando a usted.
  8. Medite en el mensaje que Dios le comunica y reflexione en cómo usted lo debe aplicar a su diario vivir. Pregúntese a sí mismo si usted está poniendo en práctica el mensaje que está leyendo. Recuerde que la Biblia nos fue dada, no solamente para nuestra información, sino también para nuestra transformación. Por lo tanto, después de meditar en el mensaje que Dios le ha comunicado, ahora procure a lo máximo ponerlo en práctica ese mismo día, y todos los días de su vida.
  9. Procure compartir con amigos y familiares las hermosas verdades que ha logrado descubrir al meditar en la Palabra de Dios.
  10. Recuerde los grandes beneficios espirituales que usted va a recibir cuando dedica tiempo a la meditación de la Palabra de Dios. Estos beneficios le mantendrán motivado todos los días de su vida.

CONCLUSIÓN

Hermanos, Dios desea que escuchemos Su Palabra (Oseas 4:1), y que dejemos que Sus Palabras se penetren en nuestros oídos (Lucas 9:44). Por lo tanto, les animo a que por favor dediquemos más tiempo al estudio y meditación de la Palabra de Dios. Esta es una manera digna de darle la honra y la gloria a Dios. Es mi oración que por medio de esta lección usted y yo hayamos sido motivados a tener una mejor actitud para con las Sagradas Escrituras. Dios sea quien nos ayude a tener más hambre y sed de justicia (Mateo 5:6). A continuación le recomiendo los siguientes libros para su crecimiento espiritual:

Alvarenga, Willie A. Manejando con Precisión la Palabra de Verdad: Un Estudio Práctico Sobre los Principios de la Interpretación Bíblica (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2013).

Alvarenga, Willie A. Creciendo en la Doctrina: Una Compilación de Textos y Temas para la Memorización de la Palabra de Dios (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Alvarenga, Willie A. Razonando Correctamente: Un Estudio Básico Sobre el Uso de la Lógica para Estudiar la Biblia (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2013).

Alvarenga, Willie A. Textos Difíciles de la Biblia Explicados: Una Exégesis Breve de Textos Difíciles (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Alvarenga, Willie A. Un Manual de Estudio Sobre la Deidad: Un Estudio Básico Sobre las Tres Personas de la Deidad (Bedford, TX: Alvarenga Publications, 2015).

Willie A. Alvarenga

P.O. BOX 210667

Bedford, TX 76095

(817) 681 4543; 268 3222

walvarenga@btsop.com

www.regresandoalabiblia.com

www.alvarengapublications.com

www.btsop.com
REFERENCIAS:

[1] Definición de meditación – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/meditacion/#ixzz47cjzMuew

[2]  Johannes P. Louw and Eugene Albert Nida, Greek-English Lexicon of the New Testament: Based on Semantic Domains, electronic ed. of the 2nd edition. (New York: United Bible Societies, 1996). 290.